El legítimo orden comiqueril

NOTICIAS
author image |diciembre 28, 2015

No es ningún secreto que Blue Sky Studios, el estudio de animación por computadora de la 20th Century Fox, nunca ha sido santo de mi devoción. Tal vez  no hayan hecho una película que se pudiera considerar verdaderamente mala, pero tampoco han logrado hacer un film verdaderamente relevante (haciendo de lado La Era de Hielo, que tal vez no sea muy buena, pero definitivamente es redituable para Fox). Es por esto que cuando supe que esta compañía sería la encargada de traer a Charlie Brown a la pantalla grande, tuve un muy mal presentimiento. Como es mi costumbre, y aunque en ocasiones resulta en un muy mal rato, decidí darle el beneficio de la duda a Snoopy y Charlie Brown: Peanuts La Película y debo admitir que mis miedos eran totalmente infundados.

En Snoopy y Charlie Brown: Peanuts La Película, no solo nos reencontremos con los dos personajes titulares, sino también con el resto de personajes de la obra de Charls M. Schulz. Aunque la mala suerte no deja de asediar a Charlie Brown, él no deja de enfrentar con buena cara todos los problemas que se le presentan, pero esta vez se topara con uno que tal vez sea demasiado grande para él. Cuando una nueva y linda niña pelirroja se muda a la casa de enfrente, Charlie Brown hará todo lo posible por impresionarla, desafortunadamente no tiene ni la menor idea de cómo hacerlo. Por suerte para Charlie Brown, su fiel perro Snoopy estará junto a él para ayudarlo en esta nueva faena.

La razón por la que tenía mis dudas en cuanto a esta película se debe a lo que usualmente sucede cuando una propiedad intelectual de antaño se transadla a la actualidad: en el afán por modernizar el concepto, se retoca tanto el material original que el resultado final tiene poco o nada que ver con la visión del autor original, pero (por suerte) este no es ni de cerca el caso de esta película, lo que nos da como resultado una cinta que traslada perfectamente el espíritu del comic original mientras que muestra un gran cuidado y amor por el material original.

La historia no es una trama épica que trasciende el tiempo y el espacio y francamente no tiene que serlo, ya que ese nunca ha sido el afán de Charlie Brown y compañía. La historia parece sacada del comic clásico Schulz, lo que tal vez la haga parecer demasiado sencilla, y sí, tal vez lo sea, pero no deja de exhibir cierta elegancia y magia en esa misma sencillez. Si la trama no es el punto fuerte, lo que si resulta serlo son todos sus personajes. La película nos da la oportunidad de reencontrarnos con estos queridos amigos de la infancia, y para las nuevas generaciones, conocer por primera vez a estos inolvidables personajes, mostrándonos claramente el porqué se mantienen con tanto cariño en la memoria colectiva de todo el mundo. Charle Brown sigue siendo el niño desafortunado pero positivo (sin llegar a ser molesto con su optimismo), Linus aun sigue siendo el amigo incondicional de Carlie Brown, Lucy aun es la misma niña sincera (y a veces cruel) de siempre y Snoopy… sigue siendo Snoopy.

Algo que me impresiono muy gratamente es el estilo visual que se maneja, y hay que enfatizar precisamente esa palabra: “estilo”. La animación es completamente por computadora con modelos en 3D (como es costumbre en este tipo de producciones) pero al mismo tiempo evoca una inconfundible sensación de animación tradicional en 2D. Es muy difícil explicarlo, pero la manera en que se presenta cada escena parece haber sido calcada directamente del comic, agregando un excelente uso de texturas en los personajes. Tal vez la palabra menos indicada aquí sea “realismo”, pero la manera en que se representa los detalles, como por ejemplo el pelaje de Snoopy, dan una sensación muy particular entre el pelo de un perro y una figura de peluche, lo cual es bastante original y es un diseño perfecto para este personaje.

La particularidad de Charlie Brown y compañía es que, entre otras cosas, cuentan con un concepto que se ha mantenido vigente y que parece no envejecer ni un solo día desde la primera aparición del personaje en 1948, y Snoopy y Charlie Brown: Peanuts La Película continúan con esta tradición. Quizá lo más importante de todo el proyecto sea que, sin importar si se es fan de estos personajes de tiempo atrás o si aquí se les conoce por primera vez, la película dejara un muy buen sabor de boca a cualquier tipo de espectador. Snoopy y Charlie Brown no sólo es digna de verse en el cine, sino que tengo que confesar que estoy dispuesto a sumarla a mi colección de DVD´s en el instante en que se lance la película en ese formato. Mi única queja con el film era que en ningún momento se había presentado uno de los chistes más emblemáticos y recurrentes de Charlie Brown ¿Por qué hablo en tiempo pasado? Sólo digamos que esperen un poco antes de salir del cine para ver un par de divertidas escenas adicionales a la mitad de los créditos.

Snoopy y Charlie Brown: La Película: 4/5. Muy Buena.













Mejor que: Todas las producciones anteriores de Blue Sky Studios. Un Gran Dinosaurio (2015).

No tan buena como: Intensa Mente (2015).

author image |diciembre 22, 2015

Quizá es algo que no siempre consideramos al pensar en una película, pero en ocasiones una producción cinematográfica simplemente tiene mala suerte; tristemente esto es lo que me hizo pensar En el Corazón del Mar. El film no solo tiene la desgracia de compartir taquilla con Star Wars en estas fechas, por lo que será ignorada completamente por la mayoría del público, y aunque En el Corazón del Mar puede ser interesante, lo interesante y entretenido no siempre van den la mano.

Basada en el libro del mismo nombre, En el Corazón del Mar nos cuenta la historia de un barco ballenero y las aventuras de su tripulación. Es 1820 y el comercio de aceite de ballena se encuentra en su punto más alto, por lo que la profesión de cazar ballenas es una actividad muy redituable. Así es como conocemos a Owen Chase (Chris Hemsworth), un experimentado cazador que se embarca en el Essex, un reconocido barco ballenero. Lo que Chase ni el resto de la tripulación sabe es que, en muchas ocasiones, las experiencias pasadas no son suficientes a la hora de enfrentar los peligros del mar.

Primero que nada déjenme decirles que les acabo de mentir al contarles la trama de la película. Aunque la historia principal si concuerda con mi descripción, en realidad se cuenta de una manera un poco diferente. La historia se plantea en un marco narrativo de manera anecdótica, contando la experiencia de un tripulante del Essex a un joven Herman Melville (Benjamin Walker), quien dentro de este contexto utiliza a su vez el relato para crear la famosa obra Moby-Dick. Este planteamiento es interesante, pero para mi gusto bastante innecesario. Aunque la historia dentro de la historia no es nada demasiado complejo o difícil de seguir, la verdad es que se siente como una cadena de teléfono descompuesto. Se nos cuenta una historia dentro de una historia que sirve de inspiración para otra historia que a su vez hace alusión a una obra literaria de la vida real. Créanme, solo soy yo haciéndolo sonar mucho más complicado de lo que realmente es, pero no deja de parecerme curioso y a la vez demasiado rebuscado.

El ritmo de la cinta es un poco lento en un inicio, pero esto se utiliza para darnos a conocer a sus personajes principales. Puede que Owen Chase y George Pollard Jr. (Benjamin Walker), primer oficial y capitán del barco respectivamente, no sean personajes terriblemente complejos, pero si son bastante redondos en sí mismos, y más importante aún, la interacción entre ambos personajes es lo que verdaderamente da vida a la trama. El conflicto entre ambos marineros toma un papel central al inicio de la historia, pero se ve desplazada gradualmente conforme avanza la película, dando paso al tema tradicional de hombre contra naturaleza.

Los efectos visuales son bastante irregulares. En ocasiones las escenas en verdad logran dar la ilusión de que estamos viendo una aventura épica en altamar, pero en algunas otras el uso de la llamada “green screen” es bastante obvio. Por otro lado, los efectos visuales no son demasiado espectaculares, pero lo cierto es que no necesitan serlo, ya que la prioridad del film es contarnos las adversidades a las que se enfrentan los involucrados en la historia de manera más personal e intima, revelándonos secretos que tal vez resulten en un giro inesperado, pero uno bastante débil y nada espectacular.

Es difícil dar un juicio final a En el Corazón del Mar, ya que es un film interesante en muchos sentidos, pero lo cierto (y créanme que me duele tener que decirlo) es un tanto aburrida. Puede que la idea de ver a Thor pelear contra Moby-Dick suene muy divertida, pero a la hora de la ejecución no lo es tanto. No me malentiendan, esta no puede considerarse como una mala película, simplemente es uno de esos caso en que la cinta no atraerá la atención de un público general y a decir verdad tendré que incluirme en ese desinteresado grupo. La única manera en que podría recomendar ver esta película en el cine es si (como en mi caso) ya vieron todo lo demás que hay en cartelera.

En el Corazón del Mar: 2/5. Meh.













No tan buena como: Náufrago (2000), Everest (2015) (Por aquello de Hombre vs Naturaleza y todo eso).

Mejor que: Uh… sólo porque no me venga a la mente algo con que compararla en este momento significa que sea una mala película, que eso quede claro.


author image |diciembre 21, 2015

Llamarse a uno mismo fan de Star Wars no es nada del otro mundo, y antes de que cierren la ventana del explorador y/o saturen mi correo con mensajes de odio, permítanme explicarles el porqué de esta aseveración tan blasfema. Solo hay dos tipos de personas en el mundo: Los que amamos Star Wars y los que no conocen Star Wars. Decir que te gusta Star Wars, por lo menos para mí, es algo demasiado obvio, es como decir que el ser humano necesita alimento y aire para sobrevivir (duh). Puede que esto suene excesivamente exagerado para algunos (sobre todos para aquellos que son demasiado jóvenes), pero estoy siendo completamente sincero; sin embargo no todo ha sido bueno durante los 38 años que tiene la franquicia, sobre todo en tiempos recientes. No nos gusta hablar demasiado sobre ello, pero existió un periodo cuando todo parecía perdido, a partir de 1999 se sintió una gran conmoción en la Fuerza, como si un millón de voces gritaran de terror y luego… fueran silenciadas. Temo que ocurrió algo horrible… Fueron tiempos verdaderamente oscuros, pero aquí estamos, 10 años después y finalmente ha pasado algo que los más pesimistas de nosotros nunca pensamos que volvería a suceder: Hay un despertar ¿Lo han sentido? La Fuerza es poderosa en mi familia. Mi padre lo tenía. Yo lo tengo. Mi hermana lo tiene. Ustedes también tienes ese poder… el poder de alzar la frente en alto y aclamar al unísono con atronadora voz ¡Star Wars está de regreso! ¡Una nueva película de Star Wars es excelente!

Esta es la parte en la que usualmente me dedico a contarles de manera muy breve la trama de la película, pero en esta ocasión no lo hare, no porque no pueda, sino porque sería una afrenta a este film y sus muchas y variadas sorpresas. Si quieren una probadita, hagan lo que yo hice y vean el trailer hasta que sus imágenes queden grabadas en sus retinas. Antes de iniciar con la reseña de manera formal, y si no tienen la paciencia para leerla por completo, sepan esto: Star Wars. El Despertar de la Fuerza vale la pena ser disfrutada en la pantalla grande, así que siéntanse libres de apagar su computadora y correr a su sala de cine más cercana. Para aquellos con la paciencia suficiente, acérquense jóvenes Padawans y sigan leyendo, y no se preocupen, aquí no hay spoilers.

En un inicio la película puede ser engañosa con sus personajes. Naturalmente nuestras mentes (o por lo menos la mía) busca crear análogos entre los nuevos personajes y aquellos ya veteranos. Tal vez solo sea el intragable y mamon sínico que habita en mí, pero pensé en más de una ocasión “¡oh! Este va a ser el nuevo Han Solo, o el nuevo Luke…” etcétera, pero por fortuna esto solo ¡Es una trampa! Cada nuevo personaje es su propio ser completo, y aunque cada uno puede tener intersecciones con las cualidades de personajes ya existentes de la saga, cada nuevo integrante del elenco consigue encontrar su propia personalidad e historias que los convierte en algo verdaderamente memorables.

Chewie, we´re home (¡ya era hora!)

Todas las actuaciones son muy buenas en general, pero quien llega a robarse la película cada segundo que aparece en pantalla es Harrison Ford, lo cual es un deleite para todos los fans de la serie original. Han Solo toma un papel central dentro de la trama, uno aun mayor que el que tuvo en la trilogía original, lo cual tal vez sea del desagrado de aquellos a los que no les gusta este personaje (si es que tal persona en verdad existe). Y como no sería yo mismo si no me quejara de nimiedades, tengo que decir que el punto débil (OJO, digo punto débil, no punto malo) es el nuevo antagonista Kylo Ren (Adam Driver). Este personaje es evidentemente un “remplazo” para la icónica e intimidante figura de Darth Vader, algo que resulta muy difícil de lograr (sino es que imposible). Aun que la influencia es sumamente marcada, también es cierto que Kylo Ren no es una copia al carbón de Vader y que tal vez por el momento este sea un personaje medio “flojo”, pero esto se debe a dos cosas: Lo bien logrado que resultan el resto de los personajes nuevos en comparación y el hecho de que estoy más que seguro que lo mejor de Kylo Ren esta aun por venir. En resumen, el nuevo villano ha captado mi curiosidad, aunque no por completo mi atención (aun...).

La calidad de la historia puede que sea el punto más difícil de catalogar. Es complicado describirlo sin llegar a los spoilers, pero hay que admitir que la trama sigue una formula ya establecida dentro de la franquicia, al grado que la película podría “venderse” de muchas maneras diferentes y funcionaría muy bien de cualquier manera. Pongámoslo así, el film podría llamarse un remake, un reboot, una secuela y (más importante aun) una película completa por sí sola, y cada una de esas etiquetas le quedaría perfecta. Podríamos decir que la trama recorre un camino que ya conocemos, pero es uno tan, tan bueno, que no importa ver este escenario tan familiar una vez más. Este es uno de eso bellos casos donde el producto final es aún mayor que la simple suma de sus partes.

Otro pequeño gran detalle es la manera en que se hace alusión a cintas previas. Podemos ver mucha de la iconografía a la que nos tiene acostumbrado una galaxia muy, muy lejana, pero estos pequeños detalles nunca llegan a ser demasiado intrusivos o forzados (*cof* como en las precuelas *cof), además que no es necesario reconocer todos estos guiños para disfrutar la cinta por completo.

Para finalizar hay que tener algo muy en cuenta, la película es muy buena, pero no es perfecta, lo cual puede ser un problema para algunos. Es inevitable acercarse a esta franquicia con unos lentes de nostalgia, de grosor variable entre persona y persona, pero lentes de nostalgia a fin de cuentas, por lo que algunos esperaran revivir esa ilusión de perfección que muchos tenemos tatuada en la memoria. Como casi siempre cuando se habla de franquicias de gran influencia y trayectoria, es cuestión de ajustar las expectativas y no dejarnos segar por ellas. Lo que es innegable es que El Despertar de la Fuerza es una película que verdaderamente puede sumarse con orgullo a la gloriosa trascendencia de la trilogía original y llevar, una vez más, el nombre de Star Wars a la grandeza. A partir de ahora cuando un niño les pregunte si la saga de Star Wars es verdaderamente tan buena como todo el mundo dice, podremos contestarle con orgullo: Es cierto. Todo. El lado Oscuro. Los Jedi. Son reales. La Fuerza te está llamando, solo déjala entrar.

Evidentemente soy fan de la saga y por ello mi parcialidad se encuentra en entredicho (más de lo usual), por lo que voy a dar dos calificaciones a la película. Primero, como fan de Star Wars.

Star Wars. El Despertar de la Fuerza: 4/5. Muy buena.













Ahora, y en consideración de aquellos que se dicen ser del selecto club que nunca ha visto Star Wars… por cierto ¿Qué se siente estar muerto por dentro? Decir que nunca han visto Star Wars es como decir que nunca han disfrutado de una cerveza helada en un día caluroso, o bebido un delicioso café caliente por la mañana, o que nunca han amado a nadie en su vida… ejem, como sea, para ellos la siguiente calificación.

Star Wars. El Despertar de la Fuerza: 3/5. Buena.











Mejor que: La Amenaza Fantasma (1999), El Ataque de los Clones (2002), La Venganza de los Sith (2005), El Regreso del Jedi (1983) (Sip, a ese nivel la pongo ¿Algún problema?)

No tan buena como: La Guerra de las Galaxias (1977), El Imperio contraataca (1980)


author image |diciembre 11, 2015

Hay muchas razones por las que nos puede gustar una película, desde nostalgia, hasta un simple interés por el tema que se maneja y un variado y complejo etcétera. En otras ocasiones es un poco más difícil el reconocer el porqué un film conecta con el espectador. Tal vez nos identifiquemos con los personajes (o quizá solo sea una engañosa proyección) de manera en que verdaderamente sentimos caminar en los zapatos de dichos personajes, y en muchos sentidos En la Cuerda Floja nos permite hacer eso metafóricamente.

Basada en hechos reales, En la Cuerda Floja nos cuenta la historia de Philippe Petit y su legendaria caminata. Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt) es un joven artista callejero que vive en parís en los años 70´s, cuya pasión son los actos en la cuerda floja. Un día Philippe se entera de la construcción de los edificios más altos del mundo: Las torres gemelas de Nueva York. Viendo el potencial de hacer el acto más sorprendente de su carrera, Philippe adopta el sueño de caminar entre lo más alto de las torres y a pesar de ser una tarea prácticamente imposible, esto solo hace que su obsesión por lograrlo sea aun más fuerte.

La película cuenta con el pequeño problema que cualquier film basado en hechos reales: Ya sabemos (más o menos) como termina la historia. Pero como en toda buena película (basada en hechos reales o no), no es tanto el final de la trama, sino el camino recorrido para llegar a ese final lo que definirá si puede enganchar o no al espectador, y en el caso de En la Cuerda Floja, la respuesta es un gran “si”.

Al tratarse de una película biográfica, el peso de la película recae fuertemente en Joseph Gordon-Levitt y su interpretación del artista parisino, lo cual logra hacer de manera esplendida. Se nos presenta a un protagonista muy carismático que inmediatamente se gana la simpatía del espectador. Sería muy fácil que la historia nos diera a un Philippe como un héroe perfecto y sin falla alguna, pero en lugar de eso, el guion nos deja ver a un joven con tantas virtudes como defectos. Aunque el ambiente de la cinta nunca deja de ser jovial, la película no teme tocar (aunque sea muy superficialmente) aspectos más oscuros de su protagonista, como su obsesión casi autodestructiva por realizar su acto.

Los efectos especiales son verdaderamente espectaculares, aunque no de la manera en que se nos tiene acostumbrado en estos días. Usualmente los efectos por computadora por si solos se utilizan para crear grandes explosiones o seres fantásticos, pero En la Cuerda Floja se utilizan para resaltar las acciones de los personajes, junto con el uso de efectos prácticos. Cierto, hay muchas razones por las que sería imposible filmar de manera tan detallada a un actor caminando por un cable a más de 400 metros de altura, pero gracias a los efectos visuales, es precisamente esta imagen la que vemos de manera tan realista.

La palabra clave aquí es “realismo”. Puede que suene muy exagerado, pero la manera en que se filma le legendaria caminata por la cuerda floja es simplemente espectacular y la inmersión es tal que verdaderamente puede provocar una sensación de vértigo en el espectador. Como ya dije, la escena es retocada con efectos por computadora (obviamente), pero hay que reconocer algo muy importante: Joseph Gordon-Levitt verdaderamente se encuentra caminando por una cuerda floja, algo que aprendió a hacer bajo la tutela del verdadero Philippe Petit durante la producción de esta película. Tal vez este último dato no sea demasiado importante para juzgar el producto final que nos presenta la película, pero sin duda demuestra un nivel de dedicación admirable por parte del actor.

En la Cuerda Floja nos muestra una historia que tal vez muchos sólo conocíamos de manera anecdótica, pero se toma el tiempo de contarnos tantos detalle sobre esta hazaña que es inevitable que el espectador no se involucre en la historia, convirtiéndose en un “cómplice” más de Philippe durante el más grande acto de su carrera. Sé que no le hago ningún favor al film simplificando algo de manera tan grotescamente simple, pero pongámoslo así: La película logra hacer que algo tan aburrido como jalar unos cables resulte una experiencia extremadamente interesante y muy, muy emocionante. Esta es una película hecha para la pantalla grande, y esa es la mejor manera de disfrutarla completamente. Definitivamente vale la pena verla en el cine, lo cual sé puede ser difícil ya que esta película se estreno hace tiempo y una de las únicas razones por las que yo pude verla en la pantalla grande es porque donde vivo siempre llegan las películas con meses de retraso… como sea, si pueden hacerlo, vayan al cine a ver esta película.

En la Cuerda Floja: 4/5. Muy buena.













Mejor que: Everest (2015) (Hablando de películas de este año basadas en hechos reales y lugares altos).

author image |diciembre 11, 2015


Un arma de caballeros en una galaxia muy muy lejana.
 

Antes de que la película estrene y nos vuelva locos a todos, creo que es muy merecido hacer un pequeño articulo que nos cuente y nos diga mas sobre el arma de los Jedis.



Aquí empezamos la clase de historia:
Unos de los primeros sables de luz se originaron gracias al lado oscuro de la fuerza, la energía emanada gracias al lado oscuro se canalizaba en una hoja de luz que podía cortar casi cualquier cosa.



Los sables de luz tienen su origen en el año 25,000 ABY (Antes de la Batalla de Yavin), estas armas comenzaron como un pequeño sable que necesitaba estar conectado a una caja de energía que los Jedis ataban a su cinturón.


Conforme pasaron los años se logro mejorar la tecnología y se elimino el cable que conectaba el sable a la caja de energía, haciendo que los Jedis tuvieran mayor alcance a la hora de pelear.



Ahora adelantemos un poco el tiempo; después de la gran purga Jedi que sucede en el Episodio 3 "La venganza de los SITH" los sables se volvieron reliquias que incluso se llegaban a coleccionar debido a que su uso y portación estaba prohibido.


El cristal contiene es el alma de cada sable de luz por lo que el ritual para construirlos se volvió parte integral del entrenamiento Jedi.
El construir un sable era algo que podía tardar semanas debido a que se necesitaba ensamblar cada pieza a mano y con ayuda de la fuerza.



Muchos Padawans armaban sus sables muy parecidos a los de sus maestros pero nunca había dos exactamente iguales.
Los cristales definían el color del sable y este mismo daba un mensaje del tipo de Jedi que se enfrentaba, el sable azul era usado por los Guardianes Jedi, el sable verde por los Consulares Jedi y el amarillo por los Centinelas Jedi.



Solo los Sith usas el color rojo, aunque tampoco era un color que no usaran los Jedis, solo que el rojo es asociado con la sangre y la muerte; por eso los Jedis intentan evitar ese color para que no se les asocie con los Sith.


Y para finalizar existen también 7 técnicas de pelea con el sable, las cuales son:

Shii Cho:
Este estilo no es el mas complejo aunque si el mas versátil, también hay que tomar en cuenta que los demás estilos partieron de este.


Makashi:
Los esgrimistas de este estilo son elegantes y confiados de si mismos durante el combate, este es el estilo mas puro y refinado ya que se enfoca en la pelea de sable contra sable.


Soresu:
Es el estilo mas defensivo de todos ya que se desarrollo para contrarrestar las nuevas tecnologías relacionadas con las pistolas láser, es muy observado en los tiempos de la república.


Ataru:
Los peleadores de Ataru casi siempre están a la defensiva e intentan atacar con golpes limpios, rápidos y poderosos; siempre con la ayuda de la fuerza para realizar movimientos impresionantes.


Djem So:
Este estilo surgió gracias a que algunos maestros Jedi sentían que el estilo Soresu era muy pasivo y que el estilo Ataru no era lo suficientemente poderosa para ellos; este estilo combina lo mejor de los dos estilos.


Niman:
Niman intenta balancear en todo aspecto de combate con el sable, haciendo que los peleadores sean mas completos al punto de ser conocida como la técnica "milusos".


Juyo/Vaapad:
Este ultimo estilo es el mas completo de todos ya que combina todos los estilos haciendo que sea unas de las técnicas mas ofensivas pero a la ves una buena técnica defensiva.
El uso excesivo de este estilo podía conducir al lado oscuro de la fuerza.


author image |diciembre 03, 2015




Decidi hacer esta reseña debido a que ya son muchas veces las que en otros artículos tengo que escribir “esto aun no se publica en mexico” o “apenas va a llegar a nuestro país”, por lo cual me pareció justo reseñar un titulo que apenas llegara a nuestro pais

Si bien la serie principal de Secret Wars de Marvel Comics no me llamo suficiente la atencion para seguirla (que por cierto, por ahi escuche que acaban de retrazar el ultimo numero y saldra hasta el proximo año), una de las miniseries que complementaban el evento y que fue de las mas sonadas, fue la llamada "Renew Your Vows" de Spider-man. De este personaje se lanzaron varios titulos de SW, como Spider-verse y Spider-Island, ¿qué hacia Renew Your Vows más llamativa? La respuesta es que la premisa de esta miniserie era que nos prometían que retomaría uno de los momentos más oscuros en la historia del "amigable vecino": cuando se borro de la continuidad su matrimonio con Mary Jane.

Si son neofitos o de plano no leen Marvel, no se preocupen, les daré un pequeño antecedente de esto. Durante los años noventas, especificamente durante la polemica "Saga del Clon", Peter Parker y Mary Jane (que se había casado a mediados de los ochentas) tuvieron una bebe la cual por un plan de Norman Osborne, fue intercambiada por un bebe muerto, por lo cual Peter y Mary Jane pensaron que su hija habia muerto al nacer cuando en realidad estaba en manos del Duende Verde. Esta premisa fue olvidada con el tiempo y quedo en el limbo por muchos años, hasta que en el 2007 y después de las consecuencias que Civil War trae al aracnido, este decide hacer un trato con Mephisto el cual implica eliminar cualquier rastro de su matrimonio con Mary Jane.

La realidad detrás de este absurdo argumento tenía como objetivo traerle frescura y atraer nuevos lectores tratando de regresar a la juventud a Spider-Man, lo cual está perfecto, excepto por los hoyos enormes que causo en la continuidad de varias de las historias más trascendentales del personaje  (¡porque Mary Jane es un personaje importante de Spider-Man, Marvel!!!).

Aunque no lo crean han pasado ya 8 años desde ese mentado “One More Day”, y mientras tanto, quiero creer que hemos tenido una de las mas memorables etapas de Spider-man en los últimos años: la de Dan Slott. Si bien hay gente que aun cree que las historias en los comics de Spider-man jamás se recuperaron de su momento mas brillante, ciertamente Slott le trajo una frescura al titulo que le ha valido durar tanto tiempo escribiendo. Les guste o no, Spidery ha estado en boca de todos, ya sea por su “muerte”, por el “Superior Spider-Man” o por Spider-Verse.

¿Pero de que va Renew Your Vows? (Por cierto, spoilers si no lo han leído o lo piensan comprar y no se quieren spoilear todavía)
Específicamente hablando solo del #1, Slott nos cuenta una historia en una de las muchas tierras paralelas que ahora forman parte del llamado “Battleworld”. En esta realidad, la cual no puedo dejar de pensar que esta diseñada para ser lo mas “noventera” posible, nos cuenta como Peter Parker, el cual aquí si sigue casado con Mary Jane y con una hija pequeña, tiene que lidiar con el misterio de la desaparición de varios héroes. El momento culminante del argumento de este primer numero viene de la figura de “Regent”, un villano (con todo el aspecto noventerisiiimo) el cual derrota litealmente a todos los héroes del universo Marvel (todos ellos con trajes noventerisiiimos), siendo el gran ausente el propio Spidey, el cual tiene que lidiar con una batalla a muerte con Venom (Eddie Brock, ven lo que digo ¡noventero a mas no poder!). Este primer numero termina con Spider-Man vencedor, al mismo tiempo que se da cuenta que Regent se ha proclamado como gobernante, a lo cual Peter decide renunciar a su vida superheroica para proteger a su familia.

Si bien esto es solo el argumento del primer numero, este solo sienta las bases de lo que será la miniserie en general, ya que solo tuvo como objetivo mostrarnos el pasado, y apartir de la segunda entrega nos muestra el presente gobernado por Regent. Aunque pareciera burla de mi parte, me gusto como Slott se esforzó que este primer numero pareciera ambientado en los noventas de Marvel Comics (digo, estamos hablando de un argumento que muchos lectores están esperando se retome desde aquella época). Tal vez la parte mas débil del comic es el hecho que Slott lanzara esta historia solo para complacer a los lectores, por lo cual tiene una sensación de que es una historia y ya, ahí piensa finiquitar el asunto.

El encargado del arte es el siempre cumplidor Adam Kubert, que si bien, al igual que Slott trata de darnos un aire de nostalgia noventera, su arte si llega a contrastar con lo que hemos visto en los últimos años en los comics de Spidey, el arte de gente como Giuseppe Camuncoli, Olivier Coipel, Ryan Stegman y Humberto Ramos. Habra gente que no le guste dicho contraste, pero también a algunos se les hara refrescante el cambio.

Me parece que vale la pena echarle un ojo a esta serie, ahora que va a llegar a nuestro país, pero eso si, por lo que me comentaron en el local donde compro (saludos a la gente de Lala Toys), “este número va a estar bien caciqueado”, ya que como es costumbre, debido al numero de variantes (el cual en lo personal me parece que cae en lo absurdo) habrá gente que quiera mas de una copia solo por la portada, o para revenderlas a precios absurdos, por lo cual les recomiendo que este atentos, si pueden ponerse de acuerdo con su voceador de confianza para que les guarde su copia y no se dejen engañar por los revendedores.

Neta, no vale la pena, aunque esas portadas de Campbell...


Si te llamo la atencion, te puede gustar:

Superior Spider-Man



Spider-Verse



El volumen actual de Amazing Spiderman



author image |diciembre 03, 2015

La innovación puede ser un juego peligroso. Siempre es mejor marcar una tendencia en lugar de seguir una ya establecida, pero en ocasiones una buena idea, por innovadora que resulte, no logra crear el efecto deseado. Cuando esto sucede, nunca está de más tener un plan “B”, un proyecto más seguro en el que se pueda confiar, aunque por lo mismo se trate de un producto mucho menos llamativo al tratarse de algo más “seguro”. Un Gran Dinosaurio es uno de los planes “B” de Pixar.

En Un Gran Dinosaurio conoceremos a Arlon y su difícil travesía para regresar a casa. Arlon, el hijo menor de una familia de dinosaurios, vive felizmente con sus padres y sus hermanos en la granja de la familia. Debido a un trágico accidente, Arlon es separado de su familia y hará todo lo posible por regresar a casa, algo que le resultara casi imposible al pequeño dinosaurio. Por suerte para él, Arlon se cruza en el camino de Spot, un pequeño niño humano con el que comenzara una bonita amistad y quien lo ayudara a encontrar el camino de regreso a casa.

En esta ocasión Pixar nos muestra una película más enfocada a un público meramente infantil que a uno familiar, por lo que no veremos el mismo nivel de “sofisticación” a la que el estudio de animación nos tiene acostumbrado.  Es por esta razón que la palabra clave para describir el film es “simpleza”. Tanto el diseño de los personajes como la historia misma son bastante sencillos, pero esto no los vuelve automáticamente de menor calidad.

La animación no deja de ser excelente (estamos hablando de Pixar después de todo), y aunque no es ni de cerca el mejor trabajo del estudio, hay que reconocer que se toman algunas medidas interesantes. El diseño de los personajes contrasta de manera muy fuerte con los escenarios, ya que, por ejemplo, los dinosaurios toman un diseño muy caricaturesco, mientras que los escenarios muestran una imagen mucho más realista y convincente. Esto genera un contraste muy fuerte, pero a la vez una estética bastante particular que tal vez no sea del agrado de todos, pero no deja de ser interesante.

Lo que no resulta tan memorable es la historia. Es cierto que esto no deja de ser una película de Disney, y como tal hay ciertos parámetros que no se pueden evitar, pero el problema es que ninguno de ellos se muestra de manera particularmente interesante. Me gustaría poder explicar en estos detalles, pero hacerlo bien podría arruinar la película para aquellos que tienen interés en verla. Basta decir que se usa (y abusa) de clichés característicos de Disney, lo malo del caso es que cada uno de ellos nos remite a producciones similares, y lo que es aún peor, la gran mayoría nos recuerda películas mejores que esta.

Otro “negrito en el arroz” es el diseño del personaje principal. Como ya dije, el enfoque es un público infantil y por ello el diseño es mucho más sencillo, tal vez demasiado sencillo. Es cierto que Arlon no es el primer (ni último) dinosaurio que vemos en el cine, pero nada en su diseño es verdaderamente original, por lo que se vuelve completamente genérico. Tal vez solo sea idea mía, pero todo el tiempo no pude dejar de pensar que el personaje era un primo lejano de Yoshi.

Un Gran Dinosaurio cuanta con la nada ligera carga de llevar el nombre de Pixar, que si tomamos en cuenta la trayectoria de este famoso estudio de animación, inevitablemente hace que las expectativas del público se disparen y que sea muy difícil alcanzar dichas esperanzas. No se trata de que sea una mala película, simplemente no es tan buena como “sus hermanos mayores”. Lo que es seguro es que Un Gran Dinosaurio no deja de ser un espectáculo visual muy bueno, con una historia muy sencilla que bien podrá entretener a los más pequeños, pero no tanto al resto de la familia.

Un Gran Dinosaurio: 2/5. Meh.













Mejor que: Dinosaurio (2000), La Era de Hielo 3 (2009).

No tan buena como: Pie Pequeño en Busca del Valle Encantado (1988), La Era de Hielo (2002)

author image |diciembre 03, 2015

Todo lo que inicia eventualmente debe terminar, y las franquicias cinematográficas no están exentas de esto. Desde su primera incursión en el cine, Los Juegos del Hambre se ganaron rápidamente el gusto del público, llegando a la nada despreciable cantidad de 4 películas en relativamente poco tiempo. Lo más sorprendente para mi es que, a pesar de todo lo dicho y hecho… sigue sin importarme un carajo la historia de Katniss Everdeen, y mientras que muchos se lamentan el final de esta “saga”, yo sigo tan indiferente ante esta historia como lo estuve desde el principio. ¿Mi evidente antipatía por esta serie me vuelve incapaz de dar una opinión imparcial a Los Juegos del Hambre: Sinsajo. El Final? Tal vez, pero eso no me impide intentarlo de todos modos.

En Los Juegos del Hambre: Sinsajo. El Final, veremos la última batalla de Luke Skywalker Katniss Everdeen contra el Imperio Galactico la Capital. Tras los sucesos de la última cinta, todo está listo para un ataque final por parte de la Alianza Rebelde los distritos y llevar a cabo un asalto a gran escala en la Capital. La victoria no está asegurada para ninguno de los dos bandos, y lo quiera o no, Katniss tendrá que tomar su arco y flechas una vez más, no solo a favor de los distritos sino también para dar fin a una guerra personal contra El Emperador Palpatine el presidente Snow.

Solo porque algo sea popular y todo el mundo lo esté haciendo no significa que todos deban seguir el mismo ejemplo. Esto lo digo por la muy mala costumbre de Hollywood de que, a la hora de adaptar una serie de libros al cine, casi siempre divide el último de ellos en dos parte, no con la intención de enriquecer la historia original, sino con el único propósito de prologar lo más posible la trama y dar longevidad al ganso de los huevos de oro que representa la franquicia. Esta actitud es dolorosamente evidente en Sinsajo. El Final. Podría alegarse que el crecimiento de personaje y el desarrollo de la historia se enfoco en la película anterior de esta serie, esto con el fin de dar énfasis a la acción a esta última parte, pero aunque esto sea parcialmente cierto, eso no arregla el simple hecho de que esto hace que la película se sienta incompleta en muchos sentidos.

La acción resulta bastante buena, eso no lo puedo negar, pero este enfoque resulta algo insuficiente para llenar 2 horas de película, por lo que se integran una que otra escena que, supuestamente, sirven para conocer mejor a los personajes en su situación actual, pero estas escenas son demasiadas y todas ellas muestran exactamente lo mismo, por lo que se vuelven muy monótonas y ridículamente redundantes. Las escenas de acción podrían resultar emocionantes para algunos, pero yo las veo  en su mayoría bastante ridículas, no porque sean malas, sino porque casi todas ellas parecen sacadas de un videojuego, al punto esperar ver a Katniss llegar a un “check point” para pasar al siguiente nivel y pelear con un jefe final.

Pero no todo es malo en esta película. Jennifer Lawrence sigue siendo el punto más fuerte en esta franquicia, y en verdad logra dar profundidad a su personaje. La historia a pesar de prolongarse  a un punto en que casi se quiebra, no deja de presentar algunos buenos giros, además de presentar un dilema moral muy interesante (del que no puedo hablar para no arruinarles la sorpresa) pero sobre todo, brindará un final satisfactorio a los que han sido fans de esta historia desde su inicio (grupo en el que definitivamente no puedo incluirme).

Lo he dicho hasta el cansancio antes y no creo dejar de hacerlo en un futuro: Una película debe valer por sus meritos propios, lamentablemente este no es el caso de Los Juegos del Hambre: Sinsajo. El Final. Cierto, esta película es una secuela directa del film anterior, pero es muy notorio que las dos cintas hubieran dado un mejor resultado como una sola historia ¿Quieren un ejemplo? Los Juegos del Hambre: En Llamas evidentemente también era una secuela de la trama original, pero aun así se dio a la tarea de contar una historia propia, y quizá más importante, una historia completa (más o menos). A final de cuentas, Sinsajo. El Final se siente como un producto incompleto, como entrar al cine a la mitad de la película ya empezada y que, si no se tiene contexto alguno, le será imposible enganchar al espectador. Tal vez la película resulte un buen final para los seguidores de la serie, pero eso es lo único que es: el final de una historia. Llámenme anticuado si quieren, pero yo prefiero que mis películas tengan un inicio, un desarrollo y un desenlace, no solamente esa última parte.

Los Juegos del Hambre: Sinsajo. El Final: 2/5. Meh.













Mejor que: El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos (2014) (Hablando de adaptaciones de libros innecesariamente largas)

No tan buena como: Todas las películas anteriores de Los Juegos del Hambre.

comicorp | This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.