Latest News

3 de septiembre de 2017

2do Matsuri de Cine Japonés (2017): El Vagabundo de Tokio (Tokyo Drifter/Tokyo nagaremono)



No sé a qué se deba, pero me doy cuenta de que la fascinación que genera en la gente la figura del “mundo del hampa” dentro del entretenimiento. Vean, por ejemplo, el éxito de series de televisión como Breaking Bad, películas clásicas como El Padrino o el sin número de series sobre narcotraficantes que existen en la actualidad, todas de una manera u otra romantizando de alguna manera la figura criminal. Este fenómeno no es exclusivo de nuestros tiempo ni de nuestro continente, un ejemplo de esto lo podemos ver en El Vagabundo de Tokio (Tokyo Drifter/Tokyo nagaremono), película que nos da una interesante historia relacionada con la vida criminal japonesa.
En El Vagabundo de Tokio veremos a un joven que se ve perseguido constantemente por su pasado criminal. Tetsuya Hondo (Tetsuya Watari) es un miembro reformado de una banda yakuza que reside en Tokio. Tetsuya, junto con su jefe Kurata (Ryuji Kita) intentan llevar una vida respetable y completamente legal, lo cual los pone en la mira de otro jefe criminal que intentará hacerlos regresar un mundo de actividades ilícitas. Estando en la mira de un peligroso asesino a sueldo, Tetsuya se ve obligado a abandonar todo y buscar un lugar donde su vida no corra peligro.
A pesar del paso del tiempo, esta película de los 60´s no deja de sentirse muy actual, si pasamos por alto la estética y música de la época que constantemente aparecen en pantalla. La historia resulta muy envolvente al enfocarse en Tetsuya, un criminal con una devoción casi siega a su antiguo jefe, algo que es uno de sus mayores atributos y peores defectos. El filme nos muestra un código moral de sus personajes, o en algunos casos la carencia de este, que los define como personas y cuya inflexibilidad ante esta forma de vida es lo que, al final, termina dándoles significado a sus vidas, así como acabando con ellas en muchos casos. Resulta sumamente interesante ver a un hombre que, a pesar de sus genuinas intenciones por enmendar su camino, su pasada vida de violencia y crimen no dejan de atormentarlo a donde quiera que va.
La acción del filme no ha envejecido con tanta gracia como su historia, ya que muchas de estas escenas son tan emocionantes como ver a un grupo de niños jugar con pistolas de agua, sin embargo, estas secuencias cuentan con una cinematografía realmente admirable, dándole a todo el filme una estética muy llamativa y “moderna”. La trama tiene un ritmo bastante agradable y fuera de una pequeña escena que parece sacada de un western gringo, la historia nunca desvía su atención de su protagonista y su lucha por sobrevivir.
Puede que El Vagabundo de Tokio este impregnada de estética e iconografía japonesa, pero los temas que llega a tocar el filme son lo que lo convierten en algo interesante para cualquier tipo de público. No es ningún secreto que el director de este y otros filmes de la época ha sido una gran influencia para cineastas contemporáneos como Quentin Tarantino, algo fácil de notar con esta cinta que (y esto es mera especulación de mi arte) bien podría considerarse como la inspiración para cintas como Kill Bill o proyectos similares sobre el mundo criminal y la venganza. La estética puede lucir un tanto anticuada para nuestros días, pero la atrayente historia que nos cuenta es algo que en verdad vale la pena experimentar, se tenga familiaridad con el cine Yakuza o no.

El Vagabundo de Tokio: 3/5. Buena.

Si te gusto, considera ver: Lupin III: Primer Contacto (2002)
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 COMENTARIOS:

Item Reviewed: 2do Matsuri de Cine Japonés (2017): El Vagabundo de Tokio (Tokyo Drifter/Tokyo nagaremono) 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top