Latest News

10 de abril de 2011

De ya lo veía venir.

Desde el principio de esta temporada de Dr. House, cuando Cuddy dejó todo por ir a “salvar” a House de que recayera en su adicción todo mundo sabía que muy probablemente la relación no duraría mucho, y es que ambos no sólo tendrían que enfrentarse a sus compañeros de trabajos, conocidos y familiares, sino a ellos mismos y sus demonios.

Al principio con todo y sus defectos ambos comenzaron a “adaptarse” a los nuevos retos que presentaba una relación, no sólo de pareja sino de jefe y empleado, que para serles honestos parecía que con la más mínima brisa dejaría su relación como Katrina dejó New Orleans hace unos años.

Pero a pesar de las confrontaciones, mentiras y manipulaciones que hacía sobre todo House, Cuddy al final del día le perdonaba todo, pero todo cambió en el episodio de ésta semana cuando titulado Bomshells (Granadas), en el que vemos como, cuando Cuddy necesita más a House, éste no está ahí para ella.

Todo comienza una tranquila mañana en que ambos despiertan con la noticia de que Cuddy ha orinado sangre por lo que al realizarse unos análisis descubren que tiene una pequeña masa en los riñones que bien podría ser cáncer, a partir de ahí ni siquiera el intelecto de House le podrá ayudar a mantenerse sereno para diagnosticarla a ella y al paciente en turno.

La situación se complica cuando en una ampliación de los estudios se observan más calcificaciones en los pulmones de la decano de medicina, que no indicarían otra cosa que un estado avanzado de cáncer que se ha esparcido a los pulmones firmando con ello su sentencia de muerte.

Al final House pierde su infantil miedo de salir herido y decide acompañarla en el tramo final del camino, no obstante y aun cuando pareciera que al final todo va a salir bien una simple frase hace a Lisa Cuddy tomar la decisión más dura y arriesgada de su vida, tener que terminar su relación con House.

La escena es devastadora, House, como cualquier otro ser humano (cosa que él mismo ha olvidado que es) ruega que no lo deje, que cambiara, pero Cuddy no le cree, le dice que él sigue siendo un niño chiquito, envidioso y que sólo vela por él para evitar ser lastimado, por lo que tiene que nunca cambiara.


La secuencia final es Cuddy llorando en su casa junto a su hermana y House sentado en el piso de su baño (el mismo lugar en donde comenzó la temporada) con una botella de Vicodine en las manos y terminando por tomar dos pastillas del medicamento, esas mismas dos patillas que ya había dejado hace mucho tiempo.

Hoy más que nunca House ha vuelto ha llamar mi atención sobre todo porque quiero saber cómo cerrara esta temporada? Será a caso que ellos al final podrán reconciliarse y vivir una temporada completa felices o éste será el primer paso que los escritores han ideado para darle fin a una de las series más importantes de los últimos años y que junto con Lost revivieron la televisión y regresaron la atención de la audiencia a las pequeñas cajas cuadradas que se habían olvidado que existían.

Cómo sea el caso, ninguna de las dos respuestas puede ser buena y de ser la segunda creo que es tiempo de comenzar a vivir nuestro propio duelo porque a lo mejor estamos viendo los últimos episodios de una de las mejores series de todos los tiempos, ustedes qué creen que llegue a pasar?
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

2 COMENTARIOS:

slipkvayne dijo... 10 de abril de 2011, 22:34

Al terminar las sexta temporada y esta septima perdi completamente el interes por House, pero al leer esto que paso, me han dado ganas de verla de nuevo, se esta poniendo interesante y a ver que nos preparan los escritores para el final de temporada.

Vulcan dijo... 11 de abril de 2011, 19:36

Yo solo veo House por el 5 XD y pues la neta no me perdia ningun cap de la serie pero en esta ultima temporada si me eh perdido uno que otro ep. y no vi como fue que house conquisto a cody y varias cosillas más me perdi, pero ps espero ya no.
XD

Item Reviewed: De ya lo veía venir. 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top