Latest News

27 de diciembre de 2010

Falla en el sistema.

En 1982, cuando salió la película original de Tron, las cosas eran mucho muy distintas a como lo son ahora en todos los aspectos, primordialmente en lo tecnológico, en aquellos días las computadoras, videojuegos y todo lo relacionado a ese mundo tecnológico estaban haciendo sus pininos y aun cuando ya llevaban algunos años y versiones en el mercado, por aquellos días aun nadie pensaba que se podían convertir en una parte esencial en la vida.

De hecho las memorias y procesadores que se usaban por aquellos días en esas ostentosas maquinas ya son obsoletas incluso para los celulares que traemos, ya que ahora podemos encontrar mejores imágenes y videojuegos de aquellos con graficas poligonales y pixeles extremadamente grandes con los que llegamos a jugar, siendo ésta la principal razón por la que la trama de la Tron original no termina de tener cabida en el mundo moderno.

Y es que para serles honestos, aun cuando la primera Tron fue visionaria al momento de ver las grandes posibilidades que iba a tener en aquel momento la incipiente y naciente “Red”, en su tiempo no paso de ser la película con la que nuestros padres intentaron sacarnos y mantenernos lejos de “las maquinitas”, en las que por lo general nos pasábamos todas las tarde y nos gastábamos todo nuestro dinero, bajo la premisa de que si seguíamos jugando un día nos iba a “comer” la maquina.

Cabe decir que eso nunca ocurrió, lo cual fue decepcionante para más de uno que la verdad si tenía ganas de competir en aquellos juegos poligonales dentro de aquel “espacio virtual”, aun a sabiendas que si perdíamos sería más que el fin del juego para nosotros.


Y es precisamente en la sencillez de aquella película en la que los participantes recreaban el hoy arcaico ping pong que alguna vez jugamos en el Atari, o las carreras en moto que asimilaban al juego de la serpiente en el que no podias chocar con tu cola porque morias, lo que la hizo de culto entre algunos.

Hoy, a más de 20 años y tras haber pasado por toda la evolución de las consolas de videojuegos y computadores, en donde hemos visto cosas como second life, los sims, doom, halo, youtube, internet 2, tener celulares con acceso a la red, virus informaticos y un interminable etcétera, ver que en una red se sigan divirtiendo con los mismos “juegos” de hace dos décadas o que los vehículos sigan conservando sus graficas poligonales arcaicas es por mucho poco increíble.

Tal vez lo único en lo que si se adapto más o menos en Tron Legacy, una película que quiere ser la secuela directa de aquella Tron fue la adaptabilidad en cuanto a los niveles sociales que se presentan dentro de la Red y la estética ya más depurada de las imágenes, aunque al final siguen siendo cuadradas y restringidas por un parámetro arcaico de programación.

Y aun más es poco creíble cuando “un usuario” ha pasado encerrado dos décadas dentro de esta esfera virtual y no ha podido más que generar un odio por los usuarios por parte de sus creadores, es decir, los programas que han desarrollado.

De las cosas rescatables que tiene una Tron Legacy es de llevar al “siguiente nivel” el miedo implícito que tienen los humanos de lo que Asimov hizo bien en llamar; “El Fantasma en la Maquina” y que a la larga está haciendo que todas aquellas creaciones tecnológicas inventadas por el hombre busquen convertirse en sus todos los aspectos en sus creadores, tratando copiar de manera artificial hasta el más pequeño sentimiento y sensación humana, eso si no sin antes “procesarla del todo”

Imaginar el hecho de que todo aquello que se ha creado dentro de la Red Virtual pudiera odiar a sus creadores y que en algún momento pudiera encontrar la manera de pasar a este mundo con todo y el poder destructivo virtual que les hemos dado a través de los videojuegos cada vez más violentos que hemos creado, es igual de atemorizante que aquella advertencia que nos hacían nuestros padres sobre ser tragados por las maquinitas.

Legacy tiene muchas fallas en el sistema y se queda sólo en una película de acción que a veces si te hace tener tención, cuyo argumento no pasa la prueba del tiempo y mucho menos una crítica en forma (ni hablar de la odiosa pero necesaria comparación con su sicodélica antepasada), pero lo que lo ayuda un poco es un final que te hace pensar que tan posible sería llevar a cabo la premisa de materializar en este mundo una idea o figura virtual que tiene vida dentro de la Red, para convertirlo en uno de nosotros y las implicaciones que ello tendría.

Como decía el sábado después de verla, una de las cosas buenas de la película es Olivia Wilde, quien se ve increíble visualmente, aunque su personaje, un cuando en teoría es lo más cercano a un “dios virtual” (según la explicación que dan) no termina de parecer demasiado ingenuo, cual niño pequeño que apenas está descubriendo el mundo.

Mientras que los “usuarios” tienen el problema; uno de ser indolente y temeroso, y el otro de ser demasiado impulsivo y cobarde de aceptar su legado y las implicaciones que éste conlleva. Legacy es una película que todos califican de buena por los creadores de la música y no tanto por la historia, y aun cuando la puedes ir a ver así nada más, sería recomendable que vieras la original, un poco para tener un marco de referencia aunque a más de uno le podría causar risa al verla, sobre todo si eres menor de 15 años...



  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

1 COMENTARIOS:

SSTAN dijo... 28 de diciembre de 2010, 2:22

SUPER VENTA DE GARAGE en http://sstan-wolvi.blogspot.com/
PASA y checa tus regalos de año nuevo y reyes, jejeje, saludos y felices fiestas, tambien acepto trueques :)

Item Reviewed: Falla en el sistema. 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top