Latest News

12 de mayo de 2010

El Héroe de las Mil Caras





Manga, cómic, leyendas, moralejas, mitos, religiones… ¿Qué tienen estas cosas en común?
Pues que son obras de los seres humanos que sirven para explicarnos la forma en que funciona el mundo a nuestro alrededor. Así es, señoras y señores; desde el Popol Vuh hasta Naruto; desde La Biblia hasta Harry Potter: todas estas historias, por fantásticas que sean, tienen un sentido práctico en nuestro acontecer diario.
Joseph Campbell (1904-1987), publicó en 1949 la Obra El Héroe de las Mil Caras: Psicoanálisis del mito. En dicho escrito, el filósofo hace un exhaustivo análisis de diversas religiones, fábulas y mitos alrededor del mundo, concentrándose en los puntos que tienen en común. De ahí surge el concepto del “mono-mito”; el cual, lamento decepcionarlos, no es un chimpancé mitológico, sino una suerte de historia común a todas las culturas, a todas las épocas y lugares. Resulta que la investigación del Señor Campbell arrojó a la luz que en todos los lugares del nuestro Planeta y en todas las épocas, la misma historia se repite una y otra vez, aunque con sus variantes, ya sean de enfoque, o de elementos culturales: el Héroe que desafía a su entorno para salvar a… (la humanidad, su comunidad, el planeta…)
Las variantes en torno a la historia son infinitas, pero los elementos que la conforman suelen ser los mismos: el héroe es llamado a la aventura; al principio se rehúsa, pero acaba accediendo, cosa que lo lleva a enfrentar grandes peligros. Después regresa a su comunidad, triunfante, y comparte con los demás su trofeo, ya sea un objeto o algún conocimiento elevado; o bien la salvación del entorno y/o el Mundo. En palabras vulgares: El chisme de vecindad es el mismo en todas las regiones de nuestro Planeta.
Tales coincidencias llevan a pensar que hay algo detrás de este fenómeno: ¿Cómo es posible que tanto en Papúa Nueva Guinea, como en la Antigua Tenochtitlán, así como en la Grecia Helénica se repitan los mismos patrones? El Profesor Campbell pensó acertadamente, cual vil investigador metiche que era, que un fenómeno de carácter universal se escondía detrás de todo esto y se dio a la tarea de profundizar en ello.
Al hacer el análisis de dichas coincidencias, descubrió que los mitos y las religiones son una manifestación del “subconciente” de las sociedades en que se desenvuelven. Contrario a lo que muchos piensan, los mitos no son historias “literales” de hazañas y monstruos; son alegorías de la Vida. La Medusa es un monstruo que sí existe, sólo que no con su forma horrible y fantástica, sino en los múltiples problemas que enfrentamos a diario; aunque, necesario es decirlo, Elba Esther Gordillo sí se parece harto a la méndiga monstrua.
Hoy en día los cómics y mangas cumplen la misma función: son alegorías. Los chavillos disfrazados de Naruto y que creen vivir en “La Villa de Hoja”, cuando no viven ni siquiera en “La Villa” o en “Villacoapa”, hacen una “interpretación” literal de la historia; siendo Naruto en realidad una alegoría de la juventud y los cambios hormonales que sufren los chamacos en la pubertad. ¿O a poco no, todos en algún momento de nuestras vidas no nos hemos sentido alienados y con un pinche demonio dentro de las tripas? Es en realidad la transición de niño a adolescente; son los cambios hormonales y corporales, los que hacían efecto en nuestro cuerpo.
Otra alegoría muy efectiva, pero de una historia diferente, es la relación que hay entre Luke Skywalker y Darth Vader. La gran mayoría de los varones vemos, o vimos alguna vez en la figura paterna, a un “ogro”; a un ser “mitad hombre, mitad máquina”, el cual prácticamente (en muchos casos) se llegó a convertir en un verdadero enemigo: “Ya ponte a trabajar”; “no quiero mantener vagos”; “si te madrean, yo te vuelvo a madrear para que se te quite lo pendejo” y linduras de este tipo se dicen a diario en los hogares de parte de los padres a sus hijos varones. Por eso, Vader se quedó tan grabado en la cultura popular occidental. De hecho, George Lucas se inspiró en el libro del profesor Campbell para su famosa “Guerra de las Galaxias”.
El Hombre Araña, por otro lado, conectó con los jóvenes norteamericanos porque, a diferencia de Supermán, Peter Parker no fingía ser un nerd; él ES un nerd. ¿Y quiénes leemos cómics, que no seamos nerds?
A eso súmenle el fenómeno de popularidad muy particular que se dio en México: aparte de “matado”, a Peter siempre lo traen jodido. Incluso si ven las películas de Sam Raimi, hay algunas escenas que parecen sacadas de las películas costumbristas de pedro infante. Chéquense la escena de la 2, donde la Tía May le quiere dar lana a Peter, a pesar de la pobreza que acongoja a la anciana mujer. Quiten a los actores gringos y pongan a sara garcía y a Freddy fernández “el pichi” y ya tienen su dramón mexicano. Mientras, en los cómics, el Hombre Araña era el único superhéroe que en las viñetas aparecía remendando su traje, cual jodido mexicano. Por eso el trepa-muros es tan querido por acá.
Las religiones; nos dice Campbell, cumplen (o cumplían antes, porque ahora los sacerdotes parece que se dedican a cogerse a los chavitos) la función de dirigir moralmente a las sociedades. Esto me recordó a Critias, un gobernante ateo de la antigua Grecia, que nos planteaba algo similar. Él decía que la religión era un invento humano necesario, ya que, mientras La Ley sirve para disuadir a los perversos de hacer el mal de manera evidente ¿Qué otro mecanismo se puede utilizar para evitar la corrupción que no esta a la vista? Por eso, el hombre (nos señala Critias) inventó a los dioses omnipresentes, capaces de ver lo que los humanos no ven; conocedores de los pensamientos más profundos y perversos de todas las criaturas; el malvado puede engañar a La Ley, pero no a los dioses. Así que, tal vez el padrecito de su iglesia sea hoy poco menos que un estorbo; pero eso no significa que las religiones sean malas en sí; más bien, hoy en día tanto los mitos como las religiones han dejado de cumplir su función. Hoy sustituimos el “miedo al dios del trueno” por creencias absurdas de “ovnis”; hemos dejado de lado el mito del Águila y la Serpiente en favor de “cien mexicanos dijieron”.
Como señalé en alguna otra ocasión, si bien es cierto que las películas (y hoy agregaría también a los cómics, mangas y ánimes) cumplen la tarea de entretener, también es cierto que como seres pensantes tenemos la capacidad de aprender y sacar provecho de cada una de las manifestaciones culturales que nos rodean. No en vano el cine mexicano hoy en día es raro que produzca películas que no hablen de narcotráfico, frustración y corruptelas; la gran mayoría de las películas hechas en nuestro País son “de denuncia”; de “arte”. Dicen “lo que nadie se atreve a señalar”, siendo que todas manejan el mismo mensaje mediocre y simplón: “Ni le muevas, de todas maneras, el gobierno te va a joder”. Comparen por ejemplo, la producción de entretenimiento en países como Japón y Estados Unidos: sus caricaturas y películas son muy estereotipadas, cierto; pero llevan implícito el mensaje de “no darse por vencido”; de “lucha constante contra la adversidad, le parezca a quien le parezca”; también es cierto que hay implícitos mensajes de intervencionismo militar y linduras de ése tipo en las películas gringas, pero dejando eso de lado, el mensaje positivo de lucha nos habla de una “auto-estima de nación” muy alta. Y acá, con nuestro eterno “mejor ni le muevas”, pues seguimos cultivando ciudadanos agachones y cobardes.
Por eso es importante entender lo que hay de implícito en nuestras leyendas y sacarles partido; por eso me parece importante recomendarles que lean “El Héroe de las Mil Caras”. Les aseguro que después de leerlo, van a disfrutar todavía más de la lectura de cómics y mangas, de ir a ver al cine tanto a Iron-Juan como a Batman o el relanzamiento próximo de las franquicias de Supermán y el Hombre Araña. Consíganlo, denle una oportunidad y verán que no se van a arrepentir. He aquí la bibliografía:
El Héroe de las Mil Caras
Joseph Campbell
Fondo de Cultura Económica (entre otras editoriales, esta es la más accesible).
Saludos y traten de no acercarse a los padrecitos (y menos durante la primavera…)
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

11 COMENTARIOS:

Raphed dijo... 12 de mayo de 2010, 17:19

Hay goeeeeeyyy. Que postototote.

La mayoria de nosotros como individuos hemos buscado una manera de seguridad. Para eliminar la incertidumbre creamos toda una serie de estrategias para vivir con ella y de alguna manera tratar de asumir una actitud conciliadora ante lo que no conocemos así que lo mas facil es la creacion de seres supremos que dirigiran nuestra existencia. Para todas aqullas personas que profesan una religión la tornan sagrada y se dedican a expandirla por todos los confines del mundo. Creo que de ahi la existencia de dioses con similitudes y pocas diferencias. Para ellos la fe es vivir creyendo en que el sacerdote (Aunque se los pasen por las armas) tiene algunas respuestas.

Saludos

Dantes dijo... 12 de mayo de 2010, 22:43

¡jajajajaja!
Es que no soy un hombre de pocas palabras. Traté de que a pesar de estar largo el post, no estuviera aburrido (trato de no hacerlos aburridos, en serio me esfuerzo). Pero déjame decirte que, aunque coincido con tus palabras, pienso que el enfoque que pones es "parcial". Todos, sigamos o no a un dios, tenemos dogmas y creencias; ya sea en la ciencia, el destino, etc...
Muchos se dicen a sí mismos "racionales" y manifiestan no creer en algo tan "ilógico" como la existencia de un dios. Pero, cuando científicamente les das pruebas de la existencia de dios, se cierran en sus dogmas científicos (suena absurdo, pero la ciencia tiene dogmas) y no te refutan racionalmente: se empecinan en la creencia de "no hay dios".
¿Qué pruebas científicas hay de la existencia de dios? Fácil: según las religiones monoteístas, dios eterno e infinito; mientras tanto, una de las leyes de la termodinámica nos dice que "la materia no se crea ni se destruye, sólamente se transforma". Dicho en otras palabras, la materia (y la energía, dicho sea de paso) son eternas e infinitas. Por otro lado, se han hecho miles de hipótesis sobre el origen del universo: Big Bang; Expansión y contracción del universo y un larguísimo etc...
Al final, en todas las teorías, sólo hay dos posibilidades: O todo estaba ya ahí (eterno); o bien, de la "nada" se creó todo (dios es el único ser capaz de crear cosas de la nada; científicamente hablando, la creación de algo a partir de nada es imposible). Esto NO significa que el "dios cristiano" sea verdadero; significa más bien que todas las religiones y mitos apuntan hacia una verdad filosófica evidente: hay algo más allá de nuestro entendimiento. Ya el hecho de que los seres humanos nos hayamos dado cuenta de que manipular a las masas en base a creencias, fantasías y odios, es otra cosa muuuuy distinta a la existencia de dios.
Por otra parte, el concepto "religioso" y "moral" de justicia también tiene su contraparte racional y científica en otra de las leyes de la termodinámica: "a toda acción corresponde una reacción de la misma intensidad y en sentido contrario".
Como ves, no todo es tan sencillo como pensar en que las religiones son para quien necesita y/o tiene fé. Detrás de las religiones y mitos hay verdades ocultas por la codicia y el ansia de poder de sus dirigentes;y por estas ansias han perdido su función social actualmente, que era, como señalaba Critias, contribuir al equilibrio social y evitar en la medida de lo posible vejaciones a los miembros de la comunidad.
Te recomiendo le des una leída al libro. Vas a encontrar que las religiones, aunque no tengan gran cosa qué ofrecer en sus dogmas, sí esconden verdades importantes sobre dios y nuestro papel en la vida como seres humanos.
Un saludo y gracias por leer el post a pesar de lo largo (y la neta, esta fresa; he escrito otras cosas más extensas).

Nahúm dijo... 13 de mayo de 2010, 8:29

¡Qué genial post!
Ya había oído del libro, pero no he tenido chance de leerlo.
Coincido con lo que dices sobre el héroe y sus historias; creo que es una prueba de que, por un lado, a fin de cuentas somos seres con una identidad original común (la cual quizás se ha perdido u ocultado gracias a decisiones y hechos históricos basados en prejuicios, principalmente) y por otro, no hay una idea original (lo más que puede haber es un replanteamiento de la idea; es decir misma idea, diferente forma de expresarla).
También apoyo lo que dices sobre la expresión de una ideología cultural en diversos países. No sé si has escuchado openings y endings originales de series de animé con subtítulos en español, los cuales, supongo por lo poco que he visto, son interpretados por grupos reconocidos de la escena musical japonesa. Esas canciones, aparte de que son originales y creativas, demuestran lo que mencionaste anteriormente: un deseo de superación, una búsqueda de un camino, un proceso de reconstrucción personal, etc.
Es una lástima que la mayoría de los mexicanos sólo esté expuesta a una televisión abierta, la cual, creo que en materia de entretenimiento, ha caído bastante, en beneficio de la construcción de un país estático y mediocre. Afortunadamente, todavía hay personas que, en medios underground y no tan underground, se atreven a ser diferentes. Ahora el asunto está en hacer llegar a la gente ese tipo de manifestaciones artísticas, las cuales, como la religión o la filosofía, son necesarias para tener un bienestar integral como personas.
Saludos.

Raphed dijo... 13 de mayo de 2010, 8:42

Ok. A ver si el fin de semana lo consigo.

Anónimo dijo... 13 de mayo de 2010, 11:33

HAY DANTES DANTES COMO SIEMPRE TU HABLANDO SOLO PENDEJAS, Y LO PEOR QUE TE LAS CREEN OTROS QUE NO SE SI SEAN TAN O MAS PENDEJOS QUE TU.

DANTES VAS Y RECHINGAS A TU PUTA MADRE!

Raphed dijo... 13 de mayo de 2010, 14:34

Pinches anonimos como dan risa. No te fijes mi buen, No tienes que demostrar nada, más abajo de ti no hay nadien sigue tu camino en paz y deja de estar chingando.

un bicho raro dijo... 13 de mayo de 2010, 18:34

Nooooo... lo que el anónimo dice tiene que ser una broma... eso, ó de plano no le entendió a lo que leyó... si es que sabe leer... ¡Salú!

un bicho raro dijo... 13 de mayo de 2010, 18:44

Chale, es que no lo creo: ¿Cómo puede alguien llamar "pendejada" a los temas filosóficos, y a la esencia inherente ("inherente" significa "implícito" mi estimado anónimo... aunque dudo que entiendas qué significa eso...) a las Grandes Obras de la Literatura Universal. (No anónimo: el "furia Musical", la revista "rebelde", el "tvnotas" y "tu mejor maestra" no son las únicas lecturas que existen). De veras, ese comentario sólo pone en evidencia la enorme (¡¡¡¡¡¡¡ENOOOOOOOOOORME!!!!!!!) ignorancia de este pasmarote. ("pasmarote" significa "TONTO"). Salú!!!

Dantes dijo... 13 de mayo de 2010, 22:17

"HAY DANTES DANTES COMO SIEMPRE TU HABLANDO SOLO PENDEJAS, Y LO PEOR QUE TE LAS CREEN OTROS QUE NO SE SI SEAN TAN O MAS PENDEJOS QUE TU.

DANTES VAS Y RECHINGAS A TU PUTA MADRE!"
No, mi estimado anónimo... esfuérzate más... con este material tan pobre no se puede trabajar. Trata de ser más ocurrente. Cierto, sabemos que eres un pobre pendejo ignorante lleno de complejos; pero por Dios... más creatividad en tus estupideces, carajo...

Dantes dijo... 13 de mayo de 2010, 23:06

Nahum: Me encantan muchos de los openings y endings de anime. Y sí, al igual que tú, creo que estos refuerzan la ideología de su País de origen. Gracias por leer el post.

un bicho raro dijo... 13 de mayo de 2010, 23:49

¡Nonononononono! Es que de veras no lo creo… anónimo, ¿puedes volver a comentar denostando (“denostar” significa “sobajar”) a alguien, nomás para comprobar que de veras existe alguien TAN pendejo? ¡Me cae que te nombraría el Santo Grial de los Pendejos!
¡Salú!

Item Reviewed: El Héroe de las Mil Caras 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top