El legítimo orden comiqueril

NOTICIAS
author image |junio 28, 2017

 
Hay veces en que una idea suena interesante, aun cuando esa idea sea bastante simple, por lo menos eso es lo que pensé al ver La Novia, una película rusa de terror. Estoy familiarizado con el género de terror pero no tengo ni la más remota idea de que esperar de una película rusa (fuera de nombres que nunca podré pronunciar correctamente), algo que hizo que la producción despertara mi interés inmediatamente. No sé si se deba a cierta barrera cultural pero aparentemente en Rusia el espectador es el que debe entretener a la película y no al revés o por lo menos eso creo, ya que La Novia es una de las películas de terror más aburridas que he visto últimamente.
En La Novia veremos la historia de una joven que si saberlo se verá involucrada en una macabra tradición. Nastya (Victoria Agalakova) es una estudiante unoversitaria que recientemente ha contraído nupcias con su novio Ivan (Vyacheslav Cherpurchenko). Un tanto renuente en un principio, Ivan decide llevar a su esposa a conocer al resto de su familia política a una remota casa que ha sido propiedad de la familia de Ivan durante generaciones. Al llegar a la casa Nastya poco a poco se verá afectada por hechos inexplicables que podrían poner su propia vida en riesgo.
El uno de los problema que tiene la cinta es su protagonista, la cual tiente tatos matices y complejidad como una hoja de papel en blanco. Es común que en un filme, sobretodo uno de horror, las características del protagonista sean un tanto vagas y muy simples, esto hace que de cierta forma al espectador le sea más fácil ponerse en la posición del personaje, adentrándose a si mismo en la historia y tal vez esa sea la intención en La Novia, pero si la producción buscaba hacer que el espectador se proyectara en el personaje principal, tal vez no debió darnos una protagonista que parece tener daño cerebral. No puedo decirlo de otra manera, el personaje de Nastya es simplemente estúpido, incapaz de pensar y tomar acciones que sean remotamente lógicas, lo cual solo ayuda a hacer aún más evidentes los mucho, MUCHOS hoyos en la trama.
En momentos la trama resulta interesante, de hecho el inicio de la historia es bastante bueno, engañando al espectador haciéndolo creer que veremos una historia de terror “de época” con ambientación y folclor ruso, por desgracia esa idea se descarta rápidamente y la película termina convirtiéndose en una simple y aburrida película de “casa embrujada”  que no ofrece nada nuevo. Por si lo anterior fuera poco, la historia se mueve a la velocidad de una tortuga sin atas geriátrica, dándonos minutos que parecen horas donde absolutamente nada de interés ocurre.
No todo en la producción es malo. Debo admirar que, a pesar de un muy reducido presupuesto (para una película comercial por lo menos), la cinta logra darnos una muy buna ambientación y efectos especiales que, aunque modestos, resultan adecuados para el tipo de historia que se nos presenta. El diseño del “monstruo” es muy sencillo pero esa misma sencillez lo convierte en algo inmediatamente reconocible y espeluznante, por lo menos en los 15 segundos (no consecutivos) en los que el espíritu maligno aparece en pantalla.
Por un lado no me arrepiento de haber visto La Novia pero eso se debe únicamente a que ahora puedo presumir de que vi una película rusa durante el año en curso. La producción hace lo mejor que puede utilizando sus limitados recursos, pero aun con ese evidente esfuerzo la película termina colapsando debido a un desarrollo lento, personajes insufribles y agujeros argumentales imposibles de ignorar. La Novia cuenta con algunos detalles interesantes pero eso no ayuda a salvar a la cinta de ser una muy aburrida película de terror. No vean esto, a menos que de verdad no tengan nada mejor que hacer.

La Novia: 1/5. Mala.
 
 
 
 
 
 
 
No tan buena como: Experimento Exorcista (2016), Mientras el Lobo No Está (2017).
Mejor que: Más Negro que la Noche (2014).
author image |junio 23, 2017



En la escuela de San Hadrian se ve a la profesora Gold junto con una de sus alumnas dirigiéndose al Gimnasio escolar para asi poder esconderse de la oleada de jóvenes asesinos controlados por Mother gracias a Ichtys.


Mientras que Red Robin es auxiliado por la Dra. Netz y Helena para poder llegar a los generadores de energía y asi poder desactivarlos para que todos regresen a la normalidad, pero alguien los observa y espera para poder atacar.


Dick y Red Hood batallan contra jóvenes de San Hadrian a la ves que intentan evitar que Harper intente matar a Cassandra,


El grupo de Red Robin logra llegar al sótano de la torre del reloj pero tienen que ir mas abajo tomando un elevador el cual esta desactivado y Helena deduce que quien lo hizo fue Orphan.


Harper quien esta intoxicada con el gas del miedo del Espantapájaros para asi evitar ser infectado por el virus Ichtys toma su arma y esta a punto de darle una descarga eléctrica a Cass pero Dick se atraviesa y la salva.


Esa descarga afecto tambien una puerta cercana la cual se abre mostrando a Poppy Ashemore quien se escondía hasta que todos se mataran entre si pero aprovechara que Dick esta herido para darle fin ella misma.


Dick parece no tener tiempo para su monologo y la manda al piso de una patada.


Helena junto con Red Robin y la Dra. Netz bajan por las cuerdas del elevador pero Orphan aparece y hace que su descenso sea mas rápido y Helena toma su ballesta para protegerlos y darles el tiempo necesario para desactivar el generador.


Mientras Red Hood logra mandar al piso a Harper la cual no se da por vencida y aun asi golpea a Jason, pero Cass ve la oportunidad y tomo su arma para asi dispararles pero debido al agua bajo sus pies los tres terminan fuera de combate e inconscientes.


Orphan parece perder la pelea pero todo es parte de un plan y se comunica con Ashemore para que le muestren su palma de la mano a sus respectivos oponentes al mismo tiempo.


Dick y Helena entran en trance y Mother logra tener acceso a sus implantes Hypnos donde obtiene los códigos de acceso al satélite Somnus.


Red Robin hace un ultimo esfuerzo físico y logra apagar el generador dejando a todos en oscuridad y haciendo que los jóvenes vuelvan a la normalidad.


Tiempo después en las afueras de San Hadrian vemos a Helena tomar un café y justo en ese momento aparece Dick para decirle que todo parece estar bajo control solo que ahora Mother tiene el control del satélite de Spyral.


Helena le explica que ese satélite se diseño para que el día que Dick se cansara de ser super espía pudiera tener una salida y asi poder volver a su vida pasada siendo Nightwing haciendo que todos olvidaran su identidad que fue revelada durante el evento FOREVER EVIL.


Ese momento es interrumpido por los gritos de personas que dicen ver un murciélago gigante y entonces se deja ver Damian Wayne junto con su mascota Goliath.



CONTINUA EN BATMAN Y ROBIN ETERNAL #21


"LO QUE BATMAN CONOCÍA"
author image |junio 23, 2017

 
En retrospectiva, y analizando a fondo la situación, la propia razón de que la serie noventera original de Guardianes de la Bahía existiera en primer lugar es simple: En ese entonces no había internet, por lo menos no como lo conocemos ahora. Sé que es impensable en la actualidad pero lo crean o no, existió una era oscura en la historia de la humanidad donde no podías estar conectado a “la red” las veinticuatro horas del día (en verdad una horrible época para estar vivo…) por lo que el adolecente calenturiento promedio debía buscar manera alternativas para… digamos… “tomar el asunto en sus manos”, y que mejor “algo” que un programa de televisión cuyo mayor (y tal vez único) atractivo era ver a supermodelos con ninguna capacidad actoral PERO que se veían muy bien en traje de baño. Por grotesco que suene, creo que Guardianes de la Bahía es un producto representativo de su época, algo que hace que muy probablemente no pueda funcionar fuera de su, llamémosle “contexto histórico”, pero que aun así se arriesga a buscar relevancia en la actualidad con una producción fílmica.
En Guardianes de la Bahía nos encontraremos con un grupo de “actores” cuyas capacidades histriónicas no son muy buenas que digamos pero que se ven muy bien en traje de baño. Digan lo que quieran, pero por lo menos eso es consistente con el material original. Matt Brody (Zac Efron) es un medallista olímpico que tras un desafortunado accidente se ve obligado a dar servicio comunitario trabajando como salvavidas en una playa de Florida. Menospreciando su posición de salvavidas en un principio, poco a poco Matt aprenderá que el trabajo va más allá de evitar que la gente se ahogue y que de vez en cuando su responsabilidad se extiende a exponer extorción política o detener a un cartel de drogas, ya saben, como los salvavidas en la vida real.
Desde el principio la película sabe que su premisa es ridícula (al igual que en la serie original) y hace alusión a este hecho con tanta frecuencia como le es posible pero sin caer 100% en parodia. Sé que suena raro, pero así como en el pasado he hablado de películas de acción que se ven arruinadas por momentos de comedia, Guardianes de la Bahía es una comedia que se ve afectada por momentos de acción. Aunque la trama nunca se toma a si misma completamente en serio, en más de una ocasión intenta ser una película “policiaca”, con intriga y acción que se siente muy fuera de lugar.
La trama en si misma me resulta odiosa. Ya saben que una de las cosas que más odio es la típica comedia de “pareja dispareja”, formula que la película implementa con las interacciones entre el personaje de Zac Efron y Dwayne Johnson, haciendo que la historia entre ellos no pueda ser más predecible ni aunque lo intentaran. Lo que salva estas interacciones es sin duda la comedia entre los personajes. No creo que la comedia de la película sea capaz de hacer reír constantemente de principio a fin, pero la cinta tiene momentos que me resultaron genuinamente graciosos. No todo el humor funciona, pero inventándome números de absolutamente ningún lado, yo diría que de cada diez chistes que nos cuenta la película, cuatro de ellos resultan por lo menos moderadamente graciosos.
Tal vez se deba a mis muy, muy, muy bajas expectativas, pero la película no resulto el desastre que pensé que sería. La trama es aburrida, los efectos especiales son horrendos y los actores hacen poco más que posar ante la cámara, aun así y en contra de lo que se podría pensar, algunos momentos de comedia verdaderamente divertida evitan que la película sea una total pérdida de tiempo. Aunque no creo que se convierta en la comedia favorita de alguien, Guardianes de la Bahía resulta una forma relativamente entretenida de pasar el rato, siempre y cuando sepan que esperar al verla: una comedia con uno que otro chiste “subido de tono” y con un nada sutil y poco refinado “sex appeal”.

Guardianes de la Bahía: 2/5. Meh.
 
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: C.H.I.P.S. Patrulla Motorizada Recargada (2017).
No tan buena como: Comando Especial (2012), Comando Especial 2 (2014).
author image |junio 21, 2017

 
No pienso negar en ningún momento mi clara parcialidad hacia Pixar ¿Qué les puedo decir? Creo que Pixar es el mejor estudio de animación por computadora que existe en la actualidad. Mi predilección es clara pero debo admitir que ese mismo gusto llega a cegarme en ocasiones, haciéndome olvidar o ignorar por completo los descalabros de Pixar de vez en cuando. Y ya que estamos hablando de malos pasos, aquí tenemos Cars 3, parte de la menos agraciada franquicia de Pixar, película que no es lo peor que se haya visto por parte del estudio pero que definitivamente se queda corta con otras producciones de la misma compañía.
En Cars 3 nos volveremos a encontrar con El Rayo McQueen. Con una gran trayectoria como corredor, El Rayo McQueen empieza a tener problemas cuando nuevos y mucho más sofisticados competidores empiezan a aparecer en la escena del automovilismo. Negándose a abandonar al deporte que ama, McQueen decide someterse a un arduo y moderno entrenamiento para poder seguir participando en las carreras de autos.
No es ningún secreto que Cars es una franquicia dirigida directamente a un público infantil, lo cual hace que esta serie no cuente con el mismo nivel de sofisticación a la que otras producciones de Pixar nos tiene acostumbrado, aun así, y a diferencia de su predecesora, Cars 3 logra darnos una historia relativamente simple para entretener a los espectadores más pequeños pero también cuenta con un trasfondo mucho más serio que está dirigido a un público adulto. La historia, en esencia, es la típica trama de película deportiva con la particularidad de que no se trata del novato que intenta probarse a si mismo ante un oponente superior, sino de un veterano del deporte que intenta mantener sus días de gloria, algo que diría resulta un cambio a la formula deportiva interesante de no ser porque Rocky ya ha tomado esa premisa como tres veces a estas alturas.
Lo que sigue siendo una constante en el trabajo de Pixar es su excelente animación. Puede que lo que veamos en pantalla no dejen de ser personajes de caricatura, pero aun así, principalmente en las secuencias de carreras, en más de una ocasión me hizo olvidar que los competidores eran carros que probablemente obtuvieron conciencia propia en algún momento y eliminaron a toda la humanidad para crear una utopía automovilística. La película genuinamente logro entretenerme con las carreras de autos y, de hecho, aunque no dejan de ser parte de la trillada formula de historia deportiva, estas escenas logran darnos una que otra sorpresa.
Aun con todas mis alabanzas a este estudio, Cars 3 es la clara muestra de Pixar no es inmune a más de un vicio hollywoodense. Cars 3 tiene tres objetivos, los cuales son, en primer lugar vender mercancía de los personajes, en segundo establecer tramas para posibles secuelas y, tristemente por último, darnos una historia innovadora y entretenida. Estos tres objetivos se logran cumplir, mi único “problema”, si quieren verlo así, es que se antepone el éxito comercial antes que la visión artística. No, no es necesario señalar que soy un pinche snob mamón por decir eso, estoy dolorosamente consciente de ello y, aquí entre nos, me siento sucio por ello.
Lo admito, mi amor por Pixar logra que “me haga de la vista gorda” ante algunas de las fallas de sus producciones, fallas que definitivamente aquejan a Cars 3, pero aunque la película no es ni de cerca lo mejor que ha producido el estudio, definitivamente sigue siendo mejor que el entretenimiento repetitivo y burdo que usualmente va dirigido al público infantil. Debo admitir que me entristece ver a Pixar dándonos un producto cuya única intención es hacer dinero PERO (y este es mi parcialidad hablando otra vez), si por cada película Cars se logran hacer montones de dinero y ese capital sirve para financiar los proyectos más arriesgados de la compañía, entonces no puedo quejarme demasiado. Si por cada Up, Wall-e o Intensa Mente debemos aguantar un Cars de vez en cuando, creo que es un “sacrificio” que vale la pena hacer.

Cars 3: 3/5. Buena (Probablemente 2/5, pero de nuevo y por milésima vez, es mi parcialidad la que habla).
 
 
 
 
 
 
Mejor que: Cars 2 (2011), Aviones (2013), Aviones 2: Equipo de Rescate (2014). Sé que esas últimas dos no son de Pixar, pero siguen siendo parte de la misma serie.
No tan buena como: Cars (2006).
author image |junio 21, 2017

 
La franquicia de Resident Evil ha tenido muchos altibajos a lo largo de su historia pero al igual que los zombis dentro de la serie, se reúsa a morir. Tal vez sea un poco confuso para aquellos que no es tan familiarizados con esta serie, pero a grandes rasgos existen dos ramas principales bajo el mismo nombre, por un lado están  los videojuegos y un sin número de productos relacionados con ellos, y por el otro la insultantemente mala serie de películas gringas (que gracias a Cthulhu termino este mismo año). Lo anterior hace que Resident Evil: Vendetta resulte un tanto confusa para algunos ya que, a pesar de ser una película, esta tiene relación directa con los videojuegos y no con las horrendas películas de Mila Jovovich. Es por esta razón que Vendetta apela más al gusto de los seguidores de los videojuegos, pero afortunadamente esa predilección no es un requisito para ver esta película.
En Resident Evil: Vendetta veremos parte de la eterna lucha de un grupo militar contra los muertos vivientes. Tras una investigación que termina en desastre, el agente especial Chris Redfield descubre una conspiración para dispersar un peligroso virus capaz de transformar a la gente en muertos vivientes. Con recursos limitados para tratar de evitar el desastre, Chris se ve obligado a buscar la ayuda de varios conocidos suyos que tienen experiencia con epidemias virales y eliminando zombis. Ahora Chris y compañía se verán en una carrera contra el tiempo para evitar que el mundo entero caiga en desgracia.
Aunque por mi parte la serie de Resident Evil dejo de interesarme desde hace mucho tiempo (específicamente después de Resident Evil 4), como fan de antaño debo de admitir que me agradó mucho  volver a encontrarme con algunos de los personajes más representativos de la serie, desafortunadamente esta “emoción” se ve reservada únicamente para aquellos familiarizados con los videojuegos de la franquicia ya que la película no hace mucho por caracterizar a sus personajes ante los ojos de un público general, haciéndolos parecer como protagonistas genéricos de cualquier película de acción en la actualidad, la excepción a esto es el personaje de Rebecca Chambers, quien resulta un caso muy curioso. Por un lado Rebecca puede considerarse como el personaje mejor desarrollado dentro de la película, pero aun con esto el guion parece no tener otra idea mejor que convertirla en la estereotípica “damisela en desgracia”.
Lo sé, soy de esas personas anticuadas a las que les interesa ver una buena trama en una película aunque tener una historia interesante y coherente dejo de ser una prioridad para Resident Evil hace mucho, mucho tiempo. La historia en Vendetta es mucho más sencilla que en entregas anteriores de la saga, algo que es de agradecer, ya que esto convierte a la película en algo mucho más accesible para cualquiera (por lo menos relativamente),  pero esto a su vez hace que la trama se sienta un tanto genérica, reduciendo todo a una historia de “buenos contra malos” con un toque de “rescatar a la princesa” al final, algo que, intencionalmente o no, le da un vibra muy de videojuego.
Hay algo en lo que sí puedo decir que Vendetta destaca: Sus escenas de acción. Estas secuencias tiene la prioridad de ser extravagantes y llamativas, algo que logran a pesar de que en muchas ocasiones rayan en lo ridículo, pero eso sí, estas escenas son muy entretenidas en todo momento y demuestran la fortaleza de la animación por computadora ya que si, por ejemplo, estas secuencias fueran realizadas mediante “live action” no resultarían tan bien coreografiadas ni tan atractivas visualmente.
Resident Evil: Vendetta es una película difícil de recomendar. Por un lado está claro que su objetivo es complacer a los fans de la serie de videojuegos sin marginar al público que no está familiarizado con la serie, algo que intenta lograr “diluyendo” sus elementos más extravagantes, lo cual tal vez no sea del agrado de todos. Por otro lado, fuera de las ya mencionadas escenas de acción, la película no resulta demasiado interesante que digamos. Lo que es innegable es que la animación por computadora, aunque no es perfecta (los personajes se ven muy raros al caminar), sí es de muy buena calidad, algo que cualquier podrá apreciar. Creo que Vendetta será del agrado de los fans de la serie y para aquellos que no lo son resultara una moderadamente entretenida distracción.

Resident Evil: Vendetta: 2/5. Meh.
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: Resident Evil: Infierno (2012).
No tan buena como: Resident Evil: Degeneración (2008).
author image |junio 19, 2017

 
No sé si es por ver tantas películas como me sea humanamente posible, tal vez estoy acostumbrado a ver el mismo tipo de historia una y otra vez o quizá, sólo quizá, estoy tan muerto por dentro que las películas que se etiquetan a si mismas como “conmovedoras” simplemente no tienen ningún efecto en mi podrido corazón. Sea cual fuere el caso, Hombre de Familia es una de esas cintas con “mensaje” que, aunque tiene buenas intenciones, casi siempre se sienten manipuladoras emocionalmente y que tal vez logre enternecer a algunos pero no a mi (lo cual empieza a hacerme pensar que soy un psicópata desalmado).
En Hombre de Familia veremos la historia de un padre y su intento por conectarse con su familia. Dane Jensen (Gerard Butler) es un hombre exitoso que, a pesar de dar un muy buen estilo de vida a su familia, su tiempo se ve por el trabajo, tanto dentro como fuera de su oficina. Las prioridades dentro de la vida de Dane se ven radicalmente alteradas cuando su hijo mayor es diagnosticado con cáncer. Ahora Dane deberá decidir que es más importante en su vida, su éxito laboral o su familia.
La historia de Hombre de Familia ya se ha visto miles de veces, usualmente en películas familiares donde esta trama en particular se ver relegada a un segundo plano para dar prioridad a otra historia, una que usualmente involucra alguna mascota o algo así. La única particularidad de Hombre de Familia es que enfoca toda su atención en la trama del padre adicto al trabajo y nunca se desvía de ese tema. Lo anterior hace que la cinta, aunque no deja de ser una película familiar, tome un tono mucho más serio que el que se podría esperar.
La película intenta dar a su protagonista, y por extensión al espectador, cierto dilema moral, pero por lo menos en mi opinión, esa disyuntiva nunca se plantea bien del todo. El personaje de Gerard Butler se nos presenta como un hombre responsable que genuinamente ama a su familia pero aun así la cinta decide pintarlo como un culero cada que tiene la oportunidad, por ejemplo, al mostrarnos escenas donde el personaje prefiere contestar llamadas de negocios en lugar de prestar atención a su hijo enfermo ¡Cuando tanto él como su hijo están en el mismo cuarto! Este contraste de motivaciones nunca se siente bien balanceado, volviéndolo a su vez poco creíble.
El mensaje de la película es bastante claro, haciendo que cierto personaje prácticamente lo diga directo a la cara del espectador: Cosechas lo que siembras. La “moraleja” de la historia puede parecer un poco inocente pero no deja de ser una lección agradable, lo que me parece no tan claro y hasta un poco contradictorio es la forma en que se implementa este mensaje. Parte del problema al que se enfrenta el protagonista es que trabaja demasiado con tal de ganar suficiente dinero y poder cuidar a su familia, lo cual lo deja con poco tiempo para convivir con sus hijos ¿La solución? Aparentemente trabajar con la misma dedicación de siempre pero sin esperar un pago monetario a cambio, lo cual de alguna forma no solo lo deja con más tiempo libre sino que también ayuda a la recuperación de su hijo… ¿Qué? Sé que suena extraño, pero si es que deciden ver la película entenderán un poco mejor a lo que me refiero.
Si acaso el “crimen” de Hombre de Familia es ser extraordinariamente predecible, fuera de eso, la película no tiene algo que se pueda considerar reprobable pero tampoco cuanta con algo que la haga destacar de todas las historias con premisas similares. Hombre de Familia resulta completamente inofensiva pero también nada memorable. Para bien o para mal el filme se verá condenado al olvido casi de inmediato, aunque sin duda podrá resultar conmovedora para uno que otro espectador.

Hombre de Familia: 2/5. Meh.













Mejor que: Lo que de Verdad Importa (2017), Milagros del Cielo (2016)
No tan buena como: Hombre de Familia (2000).
author image |junio 18, 2017

 
La influencia de Marvel Studios y su llamado “universo cinematográfico” es uno de los factores más influyentes dentro del cine comercial en la actualidad. Sé lo que están pensando “¿Qué no se supone que esto es una reseña de La Momia? ¿Qué chingados tiene que ver Marvel con La Momia?” Esas mismas preguntas son las que quisiera poder hacerle directamente a Universal, si es que esta entidad fuera una persona y no una empresa sin rostro, ya que La Momia pretende ser el inicio de todo un universo compartido de películas y para lograr su cometido copia exactamente los mismos trucos que Marvel ha utilizado a lo largo de los años, desafortunadamente, La Momia es simplemente eso, la copia de una formula, y peor aún, una pésima copia.
En La Momia veremos la primera y probablemente la última película dentro del llamado “Universo Oscuro”. Durante una operación en Iraq, el mercenario y contrabandista de artefactos antiguos, Nick Norton (Tom Cruise), accidentalmente se topa con una misteriosa tumba de origen egipcio. Sin saberlo en un principio, al encontrar el sepulcro egipcio Norton ha liberado una poderosa y antigua entidad maligna que amenaza a toda la humanidad.
Sé que es una idea anticuada, pero al escuchar el título La Momia lo primero que me viene a la mente no es precisamente una película de acción, si acaso llego a relacionar el nombre con una cinta de aventura (gracias a la versión de Brendan Fraser) o en su defecto un filme de terror (como la protagonizada por Boris Karloff). La versión 2017 de La Momia es en primera instancia una película de acción que llega a tener tintes de aventura de vez en cuando, pero sus intentos de terror son risibles, llenando la pantalla con efectos especiales que logran ser vistosos pero no son ni originales ni atemorizantes en lo más mínimo. Por si lo anterior no fuera lo suficientemente decepcionante, la película trata de inyectar cierto nivel de humor mediante chistes o referencias bastante tontas, casi siempre colocando estos elementos en el peor momento posible, rompiendo totalmente con la ya de por si malograda atmosfera que de vez en cuando el filme intenta alcanzar, arrojando de esta forma por la ventana cualquier momento “serio” dentro de la trama.
Y ya que estamos hablando de la trama, esta parece haber sido escrita por un mono epiléptico adicto a alguna sustancia psicotrópica. La historia no tiene ni pies ni cabeza, introduciendo constantemente elementos que parecen completamente al azar pero que no son más pequeños guiños a lo que, supuestamente, serán futuras películas dentro de este ridículamente llamado “Universo Oscuro”. Más o menos a la mitad de la película la trama olvida por completo su propia premisa y se dedica a presentarnos la versión de S.H.I.E.L.D de este universo, convirtiéndose así en trailer de larga duración para películas que probablemente nuca vayan a existir.
Si acaso lo único remotamente rescatable dentro del filme es Tom Cruise, no porque haga un buen papel sino por el simple hecho de ser un actor mundialmente reconocido. La película sólo cuelga de la fama del Papa Espacial, el cual no aporta nada fuera de su famoso nombre. El personaje de Cruise empieza la película como una versión pirata de Indiana Jones, algo nada original pero admito que en momentos es entretenido, pero el guion nunca sabe que hacer exactamente con él después de eso, en momentos convirtiéndolo en una víctima de una terrible maldición, en otros volviéndolo literalmente indestructible y, ya llegando al desenlace, convirtiendo a Tom Cruise en una especie de superhéroe mágico con poderes no definidos sobre la muerte. Si todo lo anterior les suena estúpido se debe a que lo es.
Acepto que utilizo demasiado este adjetivo pero es el único que le queda perfecto a esta película, La Momia es un desastre. Como dirían en mi rancho, La Momia “se pone a contar huevos sin tener las gallinas”, es decir que la producción esta tan segura del éxito del proyecto que poco o nada hace por darnos un producto de calidad. Lo más triste de todo es que Universal no es el primero (ni será el último) en querer seguir esta moda de “universo cinematográfico”, no porque cuente con ideas interesantes o utilice ese recurso para darnos historias creativas, este fenómeno de seguir modas seguirá a diestra siniestra hasta que algún productor que tenga más de dos neuronas se dé cuenta de que copiar una tendencia no es suficiente para alcanzar el éxito, que si te dedicas a dar un producto de calidad el éxito en taquilla llegara por si solo, con o sin actores de renombre mundial.

La Momia: 1/5. Mala
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: Yo, Frankenstein (2014)
No tan buena como: Drácula: La Historia Jamás Contada (2014), Van Helsing (2004).
author image |junio 15, 2017

 
Sé que es lo más contradictorio que pueda decirles, pero tendrán que creerme por su propio bien. Lo mejor que les puedo decir sobre ¡Huye! es no decirles nada en absoluto, de esa forma podrán disfrutar plenamente de esta película y sus muchas gratas sorpresas. Sé que eso no es suficiente información, pero lo más que puedo hacer es contarles que el filme es un thriller muy bien logrado y que definitivamente es de lo mejor que he visto en lo que va del año. Siéntanse libres de dejar de leer y vayan al cine a ver esta película, pero si deciden quedarse tratare de hacer lo posible de dar mis razones por las que estoy fascinado con esta cinta sin arruinar demasiadas sorpresas, no es una promesa, solo digo que lo voy a intentar (pero en verdad, mejor vayan ustedes mismos al cine).
En ¡Huye! veremos la desconcertante historia de un chico conviviendo con sus suegros. Chris (Daniel Kaluuya) está algo preocupado ya que su novia Rose (Allison Williams) lo ha invitado a pasar un fin de semana junto a ella y conocer a sus padres, quienes aparentemente no saben que el novio de su hija es un hombre de color. Al llegar a la alejada casa de los padres de Rose, Chris es recibido con mucha amabilidad y comprensión, tal vez demasiada. Conforme el tiempo avanza, la incomodidad de Chris ira en aumento, sin saber si su preocupación es genuina o se trata de simple e injustificada paranoia.
La cantaleta de siempre: Lo más importante en una película de terror es la atmosfera, elemento que ¡Huye! utiliza de manera esplendida. Desde un inicio nos podemos poner en los zapatos del protagonista sin importar nuestra propia raza o color (créanlo o no, algo bastante importante para la trama), envolviéndonos en un escenario que a primera vista no parece nada inusual, pero que al mismo tiempo no deja de darnos detalles que se podrían considerar “fuera de lugar”, pequeños detalles que van en aumento durante el transcurso de la trama y que poco a poco, junto con el protagonista, nos deja sentir que lo que sucede a nuestro alrededor no es simple paranoia y que en verdad algo mucho más grande y siniestro está ocurriendo justo bajo nuestras narices.
Aunque la película se puede considerar como una cinta de suspenso primero y de terror después, hay otra etiqueta que se le puede agregar, una bastante inesperada: comedia. La película nos presenta un recurso muy gastado en casi toda cinta de terror, el personaje que no es más que una distracción cómica cuya única función en la historia es reducir la tensión de vez en cuando con payasadas. ¡Huye! Cuenta con este personaje, uno que cae en el cliché casi instantáneamente PERO al mismo tiempo rompe con ese molde. El personaje termina siendo un elemento verdaderamente importante para la trama y no una simple distracción, además, no conforme con eso, el personaje es genuinamente gracioso, algo que muy rara vez se ve dentro del estereotípico personaje al que está representando.
Estamos acostumbrados a que el giro inesperado de una historia se de al final de la misma pero ¡Huye! sigue rompiendo expectativas al darnos su giro argumental mucho antes de que llegue el desenlace. Podría pensarse que esto arruinaría parte de la tensión que la película se ha tomado tantas molestias en desarrollar a lo largo de la película ¡pero no! Si acaso la revelación inesperada solo hace que la atmosfera sea aún más espeluznante y perturbadora, algo que parecía casi imposible en un principio.
Decir más seria arruinar esta excelente película. Debo advertirles algo, si van al cine esperando una típica historia de horror creo que terminaran decepcionados, lo cual es una lástima pero hasta cierto punto lo entendería, pero si logran mantener una mente abierta y sobretodo dejar que la propia película juegue todo el tiempo con sus propias expectativas, ¡Huye! será una experiencia verdaderamente única, o por lo menos una que no podrán olvidar en mucho tiempo. La película está más interesada en darnos un susto a nivel personal en lugar de darnos una serie de sustos fáciles y repetitivos, y déjenme decirles, a ese nivel psicológico la película en verdad puede ser un tanto perturbadora. Si no la han visto, véanla ya, así de simple.

¡Huye!: 4/5. Muy Buena.

 
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: La Cura Siniestra (2017), que de hecho era mi película favorita de terror en lo que va de año.
No tan buena como: La Bruja (2016), sí, ya sé, están cansados de esa comparación, pero es el estándar más alto que tengo al hablar de una película de terror contemporánea.
author image |junio 06, 2017

 
Más vale tarde que nunca, y en caso de las adaptaciones al cine de los personajes de DC Comics, vaya que se han tardado en darnos algo que valga la pena. Yo consideraba que después de tres “strikes” seguidos (El Hombre de Acero, Batman V Superman y Escuadrón Suicida) el universo DC en el cine era una causa perdida, por suerte, y contrario a lo que se podría pensar, nunca había estado tan feliz de estar equivocado. Mujer Maravilla no es solo la mejor película de DC de los últimos años, sino un recordatorio del cómo y porque el género de súper héroes se ha vuelto tan aceptado en el cine, tanto por la crítica como por el público en general.
En Mujer Maravilla veremos el origen de la famosa súper heroína. Creada por los mismísimos dioses del Olimpo, la isla Themyscira ha sido el hogar de las amazonas durante años, quienes han creado una prospera civilización ajena al mundo exterior. Cuando un hombre llega a las costas de Themyscira, sus habitantes se dan cuenta de que el mundo más allá de su isla se ve envuelto en un conflicto a gran escala conocido como “La Gran Guerra”. Dispuesta a ayudar a aquellos afectados por la guerra, la joven princesa de las amazonas, Diana (Gal Gadot), decide ir al mundo del hombre y tratar de encontrar una solución que logre acabar con la guerra.
Es hora de hacer enojar a algunos fans ciegos de DC. La trama en Mujer Maravilla no es nada que no hayamos experimentado antes, ya que se trata de la “típica” historia de origen de un superhéroe. Si este es el caso ¿Por qué tanta alabanza inicial al hablar sobre la película? Fácil. Es precisamente esa aparente “sencillez” de la historia lo que permite que la cinta enfoque toda su atención a desarrollar a su personaje principal y contarnos esa historia, sin preocuparse demasiado por establecer conexiones a tramas pasadas o futuras, sino enfocándose a una sola historia y a su protagonista.  A lo largo del filme vemos crecer al personaje de Diana, exponiéndose a un mundo que le es completamente ajeno, un tanto confuso y hasta repulsivo en ocasiones, pero lo que nunca cambia es la actitud positiva de Diana y sus deseos de hacer del mundo un lugar mejor, mostrando un amor incondicional por el prójimo ¿Eso suena demasiado exagerado y medio mamón? Quizá, pero esto es algo que es imprescindible para el personaje, dentro y fuera del cine. Lo anterior es uno de los grandes aciertos de la película, que entiende perfectamente lo que hace a La Mujer Maravilla SER La Mujer Maravilla. No sólo se trata de súper poderes, un traje inmediatamente reconocible y armas icónicas, que son factores importantes, sí, pero que no significan nada sin el “corazón” del personaje a quien estos elementos representan.
Lo he dicho antes y lo seguiré diciendo, en una película, por muy emocionante y llamativa que sea la acción, este tipo de secuencias no son más que ruido y efectos coloridos a menos que de verdad nos interesemos en los personajes que se ven involucrados en la escena, algo que Mujer Maravilla logra hacer de manera muy efectiva. Las escenas de acción son realmente emocionantes y me atrevería a decir que hasta emotivas, ya que no solo vemos a la protagonista en un despliegue de capacidad física sino que también, en más de una ocasión, el conflicto en el que se ve envuelta La Mujer Maravilla no es solamente físico sino ideológico, poniendo a prueba tanto sus habilidades en combate como también retando su propia ideología y creencias. Estas secuencias de acción utilizan mucho el tan socorrido efecto especial de “cámara lenta”, y aunque me atrevería a decir que no hace nada nuevo con este elemento, sí logra implementarlo de manera esplendida, acentuando aún más la emoción y tensión de estas secuencias. Digan lo que quieran, pero estas escenas lograron emocionarme muchísimo más de lo que estoy dispuesto a aceptar.
Podría hablar durante horas de esta película pero la recomendación más clara que puedo hacer es esta: hacía mucho tiempo que, después de ver un filme en el cine, tuviera tantas ganas de ver la misma cinta de nuevo tan pronto como me fuese posible y este es precisamente mi caso con Mujer Maravilla. La película no es perfecta y cuenta con sus fallas, sí, pero estas me parecen tan superfluas que el mencionarlas me parece casi como “hacerla de pedo nomas por hacerla de pedo”. Tal vez solo me estoy haciendo ilusiones, quizá decir que Mujer Maravilla ha restablecido mi fe en cuanto a las adaptaciones de DC al cine suene como una exageración, pero esto es precisamente lo que ha logrado esta película. Mujer Maravilla no es solo la mejor cinta de DC en los últimos años, es una de las mejores películas basadas en comics hasta la fecha y punto.

Mujer Maravilla: 4/5. Muy Buena.
 
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: El Hombre de Acero (2013), Batman V Superman: El Origen de la Justicia (2016), Escuadrón Suicida (2016).
No tan buena como: Batman El Caballero de la Noche (2008) Que es mi película favorita de todos los tiempos, pero la verdad es que Mujer Maravilla no se queda atrás.
author image |junio 01, 2017

 
Aquí entre nos, pienso que el éxito de la primera película de Piratas del Caribe fue una sorpresa para todo el mundo. La Maldición del Perla Negra no solo se convirtió en una muy entretenida película de aventura sino que también sirvió de base para crear toda una franquicia, dándonos una trilogía de cintas que, aunque dista de ser perfecta, es completamente funcional y entretenida. Es aquí donde esta historia de éxito inesperado debería de haber terminado, pero no, evidentemente El Malvado Imperio Galáctico Disney no está dispuesto a dejar de explotar esta propiedad intelectual, aun cuando tenga que exprimir hasta la última gota de creatividad que la serie algún día tuvo y que ahora, por culpa de esa misma sobrexplotación, ha convertido a la franquicia en una opaca sombra de lo que alguna vez fue, algo que ya se había notado en la entrega anterior y que sigue siendo dolorosamente evidente en Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar.
En Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar nos volveremos a encontrar con el carismático Capitán Jack Sparrow. El alguna vez famoso y temido pirata Jack Sparrow (Johnny Depp) se encuentra en una de sus peores momentos. Sin una embarcación que pueda llamar suya y con planes para hacerse rico rápidamente fallando espectacularmente, los pocos hombres que forman la tripulación de Jack cada vez pierden más la confianza en su intrépido capitán. Por si esto fuera poco, un misterioso enemigo del pasado de Jack empieza a cazar barcos pirata, todo con tal de encontrar a Sparrow y cobrar venganza.
 Al ver La Venganza de Salazar tuve un fuerte sentido de déjà vu desde que la película empieza hasta que termina. La historia es casi una copia al carbón de la primera película de la serie. Leyendas de marineros que terminan siendo verdad y no solo mitos, piratas sobrenaturales, tesoros mágicos, un joven que busca descubrir su misterioso pasado y que en el proceso se enamora de una bella dama que intenta probarse a si misma ante un mundo que la menosprecia por ser mujer, todo lo anterior no son más que unos cuantos de los elementos que el filme recicla de películas anteriores, y aunque hay que aceptar que lo hace bien, es inevitable notar que esta “nueva” historia no es más que el “recalentado” de algo que ya hemos visto en el pasado. Es pura especulación de mi parte, pero esta decisión de apegarse tanto a una película previa bien podría ser causa de que otras series han tenido éxito al emplear este ejercicio, como lo fue Star Wars El Despertar de la Fuerza comparándola con Star Wars Una Nueva Esperanza, pero lo siento mucho, en ese muy específico caso, ese “reciclaje” era más para volver a las entonces perdidas raíces de la serie, no para regurgitar contenido ya antes visto, y esto último es precisamente lo que hace La Venganza de Salazar.
La película hace un intento desesperado para mantener relación con las cintas anteriores, y aun que lo logra, el resultado es bastante torpe. Es evidente que la trama casi casi se fue inventando sobre la marcha, utilizando recursos narrativos ya hasta olvidados con tal de mantener la continuidad de la serie y al mismo tiempo implementando otras tramas que salen de la nada, como es un arco de personaje para uno de los personajes secundarios que, a pesar de ser una figura recurrente en la serie, su gran “revelación” nunca se planteó en ninguna de los filmes anteriores, haciendo que su momento “sorpresa” parezca inventado en el último momento posible  y nunca haya sido verdaderamente planeado para beneficiar a la historia en general.
No puedo tachar a La Venganza de Salazar como un completo desastre. La acción es emocionante y divertida, y aunque personalmente ya estoy harto de que Johnny Depp haga el mismo papel de Jack Sparrow en todas sus películas (no solo dentro de esta serie), también es justo decir que el actor sigue siendo muy carismático y entretenido de ver. El principal problema con Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar es el mismo que, aparentemente, aqueja a todas las franquicias cinematográficas longevas: llega el momento en que en lugar de explorar su propio mundo fantástico, la serie se limita a repetir los elementos que la llevaron al gusto del público en primer lugar, y tal vez eso sea suficiente para algunos, pero definitivamente no lo es para mí. La película es entretenida, sí, pero no es más que una fotocopia de un producto mucho mejor.

Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar: 2/5. Meh.
 
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: Piratas del Caribe: Navegando en Aguas Peligrosas (2011).
No tan buena como: Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra (2003), Piratas del Caribe: El Cofre de la Muerte (2006), Piratas del Caribe: En El Fin del Mundo (2007).
comicorp | This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.