Latest News

2 de abril de 2018

Cine Barato: Ready Player One: Comienza el Juego


 
Soy demasiado parcial con el trabajo de Steven Spielberg, lo reconozco, eso  es poco o nada profesional de mi parte, pero al menos soy honesto al hablar de ello, eso debe valer algo ¿No? Esto lo digo porque muy probablemente, si cualquier otra persona se hubiera sentado en la silla de director para Ready Player One: Comienza el Juego, inmediatamente tacharía al proyecto como un descarado intento por vendernos recuerdos nostálgicos de la década de los 80´s, sin ninguna sustancia más allá de hacernos decir “reconozco esa referencia”, y aunque el producto final SÍ tiene mucho de esa “venta de nostalgia”, por lo menos viene acompañada de una entretenida (aunque convencional) historia.
En Ready Player One: Comienza el Juego, veremos  a un joven dentro de una competencia de videojuegos que podría cambiar el rumbo de la historia. El año es 2045 y el mundo en general es todo menos ideal, por lo que prácticamente toda la población decide distraerse en un innovador videojuego en un mundo virtual conocido como “Oasis”. Es en este mundo donde el creador del videojuego, James Halliday (Mark Rylance), ha creado varias competencias secretas que, al ganarlas todas, automáticamente otorgaran el control del mundo virtual a cualquiera que sea capaz de pasar estas pruebas. Wade Watts (Tye Sheridan) es uno de tantos jugadores que buscan completar las pruebas de Halliday, para lo cual tendrá que utilizar todo su conocimiento de la cultura pop y así evitar que una malvada corporación tome el control total de “Oasis”.
Tal vez les sorprenda saber que NO soy fan de la novela original Ready Player One, lo cual sinceramente hasta a mí me sorprende, después de todo la novela hace referencia a prácticamente todo lo relacionado con la “cultura geek”, pero ese es precisamente mi problema, la historia original, aunque si cuenta con algunos elementos interesantes, en su mayoría no es más que referencias a muchas otras películas, videojuegos, series de televisión, y un gran etcétera, sin mucho que aportar por su cuenta, algo que, para mi gusto, la adaptación cinematográfica arregla en la medida de lo posible. La película también implementa muchísimas referencias a la cultura popular, pero siempre que puede trata de que dicha mención sea relevante para la trama, digo, no siempre lo logra, pero al menos  le da al material un valor más allá de la simple nostalgia de vez en cuando.
La producción logra adaptar muy bien la novela, pero ojo, la palabra clave aquí es “adaptar”. La historia del filme es relativamente apegada a la novela, pero muchos elementos cambian para que la historia fluya con mucho mejor ritmo y que la presentación sea mucho más “cinematográfica”, después de todo, una película y una novela tienen sus propias fortalezas, las cuales en ocasiones son imposibles de trasladar de un medio a otro. Parte de la adaptación de la historia hace que se caigan en muchos cliches, algo que resulta decepcionante, pero al mismo tiempo es comprensible (parcialmente al menos). De nuevo, esta simplificación ayuda a que la trama sea mucho más digerible para cualquiera, y que no se tenga que ser un “erudito” de la cultura ñoña para disfrutar de la producción.
Los efectos especiales son verdaderamente buenos, un espectáculo que por si solo vale el boleto de entrada. La película logra justificar el derroche de efectos visuales haciendo que la gran parte de la historia se desarrolle en un mundo virtual, lo cual hace que los efectos especiales puedan enfocare en mostrarnos escenas completamente irreales y poco creíbles pero que se ven verdaderamente geniales y son muy, MUY divertidas. El realismo no es una prioridad en este mundo ficticio, lo más importante es darnos un viaje entretenido, lo cual la película logra darnos prácticamente todo el tiempo, aunque eso sí, siendo  el insufrible  mamón de siempre, debo decir que muchas de estas secuencias parecen comerciales para futuras atracciones de un parque de diversiones, lo cual me parece demasiado sínico por parte del estudia cinematográfico, pero luego me doy cuenta que aun así me la estoy pasando bien y se me pasa.
En mi opinión, Ready Player One: Comienza el Juego logra entretener a cualquier tipo de público, sea fan de la cultura pop o no, aunque eso sí, la experiencia es mucho más llevadera para aquellos ñoños que amamos todo lo relacionado con lo “geek”. La historia puede resultar demasiado convencional en ocasiones y muchos elementos parecen apresurados, con ello abriendo varios  agujeros argumentales en la historia, pero el sentido de la diversión no se pierde en ningún momento. Pienso que el mismo derroche de efectos especiales y el ver tantas propiedades intelectuales en un mismo lugar son un espectáculo que vale la pena ver en la pantalla grande al menos una vez,  aunque la historia en general no sea tan interesante. Denle una oportunidad a Ready Player One, si no les fascina, al menos lograra entretenerlos por un rato.

Ready Player One: Comienza el Juego: 3/5. Buena.
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: Tron: Legacy (2010), Titanes del Pacífico: La Insurrección (2018), Emoji La Pelicula (2017)
No tan buena como: Scott Pilgrim vs los Ex de la Chica de Sus Sueños (2010)
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 COMENTARIOS:

Item Reviewed: Cine Barato: Ready Player One: Comienza el Juego 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top