Latest News

27 de abril de 2017

Cine Barato: Yu-Gi-Oh!: El Lado Oscuro de las Dimensiones


 
Para sorpresa de absolutamente nadie, soy fan tanto del anime como del manga (solidificando así mi propia existencia como el estereotípico ñoño) o para ser más específico, solía ser fan. Poco a poco me he alejado de esta rama de la cultura ñoña, más que nada porque entre más viejo me hago me es más fácil ver los clichés que plagan a este tipo de obras, lo cual me exaspera a más no poder, sin embargo la manera más sencilla de reanimar mi interés en los “monitos chinos” es mostrándome una nueva versión de alguna serie con la que ya este familiarizado. Debido a lo anterior, no lo voy a negar, me sentí emocionado al poder ver en la pantalla grande Yu-Gi-Oh!: El Lado Oscuro de las Dimensiones, película que celebra los 20 años de la franquicia (maldición… sí que estoy viejo…) y debo reconocer que lo mejor, mejor dicho lo ÚNICO bueno de la experiencia es que me regalaron una carta del juego al comprar mi boleto.
En Yu-Gi-Oh!: El Lado Oscuro de las Dimensiones nos volveremos a encontrar con Yugi Moto, sus amigos y su pasión por los juegos de cartas intercambiables para niños. Ha pasado tiempo desde que Yugi se despidió del espíritu de Atem. Sin poder aceptar la despedida del faraón, Seto Kaiba se ha obsesionado por revivir el espíritu de Atem y así poder vencer a su eterno rival definitivamente y comprobar de una vez por todas quien es el verdadero campeón de los juegos de cartas intercambiables. Por si esto fuera poco, Yugi y compañía se ven amenazados una vez más por una fuerza misteriosa que tiene lazos con el antiguo Egipto.
Si no son fans de la serie original de Yu-Gi-Oh! estoy 100% seguro de que al escuchar la sinopsis anterior no tendrán ni la más remota idea de que carajos estoy hablando, y ese es precisamente uno de los problemas más grandes de la película. Seamos honestos, este problema no es exclusivo de El Lado Oscuro de las Dimensiones, sino que es una dolencia que aqueja a prácticamente toda cinta basada en un anime o manga. Este tipo de película apela al gusto de los fans de la serie en que está basada, sí, pero hace poco o nada por llamar la atención nuevos fans potenciales, dándonos un revoltijo que no tiene ni pies ni cabeza a menos que ya hayas visto una serie de televisión de pinche mil capítulos o leído un manga con tantos volúmenes que necesita su propia sección en una biblioteca.
Bueno, sí la película no es amigable con nuevos espectadores, entonces por lo menos puede entretener a los fans de antaño ¿Cierto? No realmente. Para poder contarnos una historia “nueva”, la película se ve forzada a retomar tramas que ya se habían cerrado bastante bien en la obra original, dándole a la historia una sensación de “fanfic” barato que no es más que una excusa para seguir con conflictos que tiene mucho de haberse resuelto. Por si esto fuera poco, los escasos nuevos personajes, aunque intentan ser originales, resultan ser una versión pirata de personajes que también ya hemos visto antes. El nuevo villano, fuera de un diseño ridículo, pero adecuado para la serie, no es más que una copia casi al carbón de Marik Ishtar, uno de los antagonistas de la serie original, y que al final no ofrece absolutamente nada nuevo.
La animación, el supuesto punto fuerte de la cinta, es buena a secas. El aspecto visual en su mayor parte es bueno, pero la calidad de animación no está a la par de lo que se podría esperar de una producción cinematográfica, es más como un capítulo de anime en alta definición, agradable a la vista, sí, pero nada verdaderamente espectacular. Lo anterior se ve afectado aún más al utilizar una combinación entre animación tradicional y efectos por computadora, elementos que simplemente no funcionan bien juntos, contrastando horriblemente uno con el otro en lugar de complementarse.
Por muy fan que sea de la serie original e incluso del juego de carta (aún conservo mi baraja), Yu-Gi-Oh!: El Lado Oscuro de las Dimensiones no es más que una producción que busca alimentarse de la nostalgia pero que no ofrece nada que no hayamos visto antes. La trama es lenta y aburrida, los nuevos personajes no tienen un impacto duradero en el canon de la franquicia, además toda la “acción” se ve relegada al final de la película pero el filme es tan innecesariamente largo que cuando llega lo emocionante ya has perdido todo el interés que pudiste haber tenido y para colmo el final es el peor caso de “Deus Ex Machina” que haya visto en mi vida… aunque ese siempre fue el caso también en el anime, así que por lo menos es consistente en ese punto, supongo. Solo hay dos razones para ver Yu-Gi-Oh! El Lado Oscuro de las Dimensiones: 1.- genuinamente estar interesado en reencontrarse con estos personajes del pasado. 2.- Conseguir la carta gratis que el cine regala al ver esta película. Si no tienen ninguna de estas dos motivaciones, mejor absténganse de ver esto. Lo que sea de cada quien, por lo menos pude conseguir una carta de Obelisco El Atormentador que va a ir directo a mi baraja, algo por lo que habría matado a cualquiera con mis propias manos hace veinte años.

Yu-Gi-Oh!: El Lado Oscuro de las Dimensiones: 1/5. Mala.
 
 
 
 
 
 
 
Mejor que: Yu-Gi-Oh! (1999).
No tan buena como: Yu-Gi-Oh!: La Pirámide de la Luz (2004), Yu-Gi-Oh!: Lazos Más Allá del Tiempo (2010).

Ahora un mensaje especial. La película no me gustó en lo más mínimo, pero aun así debo decir que si tienen un genuino interés en la franquicia o en el anime en general, apoyen la distribución oficial de la película y vayan al cine. Puede que hoy sea algo más o menos cotidiano, pero en el pasado el interés de traernos este tipo de animación era prácticamente nulo. Si les interesa, apoyen para que los cines nacionales se atrevan a arriesgarse y traer más producciones de anime a la pantalla grande, si no luego no se quejen de que nunca nadie se interesa por el anime a nuestro país.
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 COMENTARIOS:

Item Reviewed: Cine Barato: Yu-Gi-Oh!: El Lado Oscuro de las Dimensiones 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top