Latest News

1 de septiembre de 2016

Cine Barato: Jason Bourne


 
Los humanos son seres de costumbres, esto no es más que una forma rebuscada y mamona para decir “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Cuando se nos dan más de dos opciones para cubrir una necesidad es prácticamente inevitable tener favoritismos. McDonalds vs Burger King, Coca-Cola vs Pepsi, Marvel vs DC, Pokémon Go vs una vida sexual activa, etcétera; usualmente tomamos una opción que nos acomode y nos quedamos con ella, algo que también puede pasar con lo que vemos en el cine. Todo este choro mareador es para decir que nunca me he interesado en la franquicia de Jason Bourne, principalmente porque, como ya he mencionado en el pasado, cuando hablamos de espías cinematográficos yo los prefiero agitados, no revueltos. A pesar de que Jason Bourne es la quinta entrega de la serie, quiero creer que aún no es demasiado tarde para adentrarse en la franquicia y experimentar la razón de su popularidad a lo largo de más de una década. Después de ver esta entrega de la serie lo único que puedo decir es: no le encuentro el encanto.
En Jason Bourne veremos la lucha de un agente secreto contra el propio gobierno para el que trabajaba en el pasado. Jason Bourne (Matt Damon) es un agente renegado de la CIA que, atormentado por su pasado, se ha mantenido escondido de su propio gobierno, sin embrago esto cambia cuando otra agente rebelde le entrega a Bourne información referente a su misterioso pasado. Ahora Jason Bourne buscará respuestas sobre su propio pasado y al mismo tiempo expondrá algunos de los sucios secretos que esconde su propio gobierno.
Primero que nada tengo que desahogarme. No recuerdo que haya tenido una experiencia similar a esta en el cine y no estoy exagerando (bueno, tal vez un poquito) cuando digo que esta película me causo verdadero malestar físico en forma de un fuerte dolor de cabeza provocado por la horrenda forma en que se filmaron la gran mayoría de las escenas. Cada secuencia parece haber sido filmada por un simio manco ebrio que sufre de vértigo y que, por si fuera poco, tiene permanentemente apretando el botón de zoom de la cámara. Esta forma de presentarnos las escena de acción tal vez tengan la intención de inyectar más emoción y “realismo” a cada secuencia, pero en mi opinión sería mucho mejor que la acción fuese filmada de manera en que pueda ver que carajos está pasando en la pantalla. Este estilo se mantiene incluso en escenas más tranquilas y aunque no se presenta de manera tan caótica, parece que la intención no es mostrarnos a los personajes sino examinar a fondo las fosas nasales de cada uno de los actores. Una cosa es hacer “close-up” de vez en cuando para acentuar el drama y otra muy diferente es utilizar ese recuso prácticamente todo el tiempo.
La historia del agente rebelde no es nada nuevo en el mundo de los espías ficticios pero el ángulo que se toma con esta premisa es interesante. Usualmente en este tipo de historias se convierte al agente renegado en el antagonista, pero aquí el propio Jason Bourne es el héroe que trata de desenmascarar a su propio gobierno, un concepto bastante interesante que pierde un poco de su frescura si tomamos en cuenta que, según tengo entendido, es exactamente la misma perspectiva que se ha utilizado en todas las entregas anteriores de la franquicia.
A pesar de la supuesta intriga y emoción de la película, debo confesar que me aburrí bastante e incluso tuve que luchar contra el sueño en más de una ocasión durante el transcurso de la cinta. Estaba listo para tachar al filme como una completa pérdida de tiempo pero afortunadamente el tercer acto hizo cambiar mi opinión. La escena de acción que marca el clímax de la película es verdaderamente espectacular, incluso con la forma tan desagradable de filmarla, lo cual habla de maravilla de toda la coordinación que debió de requerir dicha escena. En verdad esa persecución final casi hace que valga la pena ver el resto de la película (casi…).
Jason Bourne es difícil de clasificar para mí. Por un lado sus puntos malos son imposibles de ignorar y al mismo tiempo esa última secuencia de acción es realmente impresionante. Describiría la película como una comida, una que es completamente insípida, tal vez no mala ni nauseabunda pero definitivamente carente de un sabor distintivo, comida que concluye con uno de los postres más deliciosos que has probado en tu vida; dependiendo del gusto de cada quien, vale la pena (o no) la larga espera que se debe tener para alcanzar ese delicioso, delicioso bocado al final. A pesar de que la cinta no ha hecho absolutamente nada para llamar mi atención y ver las entregas pasadas de la franquicia, no me negaría a darle otra oportunidad a la serie en el futuro, sobre todo si se logra hacer a un lado la forma en que se filman la gran mayoría de las escenas. Supongo que el filme es recomendable para aquellos que ya son fans de la serie, aunque eso es pura especulación de mi parte.

Jason Bourne: 2/5. Meh.
 
 
 
 
 
 
 
 
Esta vez no me atrevo a darles la parte de “Mejor que” y “No tan buena como” ya que mi carencia de familiaridad con esta serie podría hacer que las comparaciones sean demasiado injustas de mi parte. Digo, usualmente lo son, pero en esta ocasión lo serian aún más de lo normal.

 
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 COMENTARIOS:

Item Reviewed: Cine Barato: Jason Bourne 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top