Latest News

18 de septiembre de 2016

1er Matsuri de Cine Japonés (2016): La Maldición Imborrable/The Inerasable (Zange: Sunde Wa Ikenai Heya)


 
Hace poco más de diez años tuvimos un fenómeno interesante en el cine gracias a cierta película llamada El Aro, esta película era una adaptación de un popular filme de horror japonés, siendo prácticamente un remake protagonizado por actores norteamericanos. El Aro abrió las puertas al género que después conoceríamos como “J-Horror”, categoría que tal vez no goza con la misma popularidad que en esos primeros años de los 2000´s pero cuya presencia e influencia no ha desaparecido del todo en el cine occidental. Cuando nos topamos con este tipo de películas normalmente lo hacemos mediante cierto filtro en la forma de una adaptación, la cual puede variar drásticamente en comparación a la obra original, por lo que resulta bastante refrescante ver una de estas producciones en su “estado original”. Con La Maldición Imborrable (Zange: Sunde Wa Ikenai Heya) podemos comprobar que las películas de horror japonesas siguen vivitas y coleando, o muertas y espantando, según lo quieran ver.
En La Maldición Imborrable veremos cómo dos mujeres tratan de descubrir los secretos de lo que aparentemente es un departamento embrujado. Kubo (Ai Hashimoto) es una estudiante de arquitectura que recientemente se ha mudado a vivir sola en su propio departamento. La estancia de Kubo en su nueva vivienda se ve alterada cuando la joven empieza a notar extraños sonidos en uno de los cuartos del departamento, por lo que decide buscar ayuda al contactar a Ai (Yuko Takeuchi), una escritora especializada en historias de horror.
Lamentablemente no puedo hablar del aspecto más interesante del filme sin caer en spoilers, por lo que si quieren evitarlos les sugiero que se salten el resto de este párrafo. Conforme avanza la trama se nos siguen sumando anécdotas y cuentos a la historia inicial de los protagonistas, lo cual en un principio hace que el filme parezca una antología de historias de terror contemporáneas, pero conforme se descubren más elementos tanto los personajes como el espectador nos vamos dando cuenta que todos estos relatos en realidad son piezas de un rompecabezas mucho más grande y que todos estos cuentos de terror se conectan unos con otros a lo largo de muchos años, formando una sola terrible historia.
Otro elemento sobresaliente es el uso que le da la cinta a su banda sonora. La película constantemente utiliza el sonido para crear tensión en el público, no con ruidos estridentes o repentinos como sucedería en una película de horror occidental, sino que La Maldición Imborrable utiliza muchos pequeños sonidos que parecen completamente casuales pero conforme se va revelando la historia esos sonidos aparentemente inofensivos van tomando un significado mucho más interesante y siniestro.
Una de las razones por las que considero que el “J-Horror” es tan gustado fuera de su país natal es que, por naturaleza, el miedo a lo desconocido es algo inherente  en cualquier ser humano y, querámoslo o no, la barrera cultural entre oriente y occidente le agrega cierto toque exótico a esa incertidumbre que implica lo desconocido. La Maldición Imborrable nos presenta lo que bien podrían ser típicos cuentos de terror, típicos en Japón por lo menos, ya que muchos de estos relatos se basan en el folclor japonés, el cual no es tan conocido fuera de su país de origen y es precisamente esta falta de familiaridad lo que hace que estas historias resulten tan interesantes para un espectador poco conocedor de la cultura nipona. La película resulta sumamente interesante y aunque no carece de sus momentos espeluznantes, lo cierto es que su estructura tiene más en común con una película de misterio que con una de horror, por lo que no se podría considerar demasiado aterradora que digamos, pero esto no le quita lo interesante. Definitivamente vale la pena ver esta película y al tratarse de una producción reciente no creo que le vendría mal una distribución más amplia en nuestro país y no solo presentarla como parte de este festival de cine.

La Maldicion Imborrable: 3/5. Buena.

Si te gustó, considera ver: Ju-On (2002)
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 COMENTARIOS:

Item Reviewed: 1er Matsuri de Cine Japonés (2016): La Maldición Imborrable/The Inerasable (Zange: Sunde Wa Ikenai Heya) 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top