Latest News

13 de julio de 2016

Cine Barato: El Exorcismo de Anna Waters


 
Existen varios tipos de películas que se pueden denominar como “malas”. Hay películas que son tan malas en su ejecución e incompetencia que resultan extraordinariamente divertidas, como ver a alguien caerse, tal vez no deberíamos reír pero instintiva e irremediablemente lo hacemos; existen aquellas que son tan malas que causan pena ajena, como ver a un amigo borracho tratando de ligar pero debido a su estado de ebriedad hace que el susodicho le vomite encima a la chica; hay películas que son tan malas que resultan un insulto a la inteligencia de cualquier ser pensante, como aquellas personas que en tiempos de elecciones votan por el candidato que se ve mejor en la tele. Finalmente tenemos a las películas que provocan tristeza, aquellas que cuentan con un gran potencial que se ve mal encaminado y desperdiciado, igual que yo, si es que le preguntan a mis padres. El Exorcismo de Anna Waters cae en esta última categoría: la de potencial desperdiciado.
En El Exorcismo de Anna Waters veremos a una reportera tratando de esclarecer la muerte de su hermana. Tras el aparente suicidio de su hermana Anna, Jamie Waters (Elizabeth Rice) viaja a Singapur para el funeral de Anna. Jamie empieza a ser testigo de extraños fenómenos sobrenaturales, lo que la hacen investigar más afondo el caso de su difunta hermana, y lo que encontrara es una terrible conspiración demoniaca.
Usualmente trato de dar la menor cantidad de spoilers posibles en mis reseñas, pero en este caso es imposible explicar porque la película resulta tan mala sin arruinar prácticamente toda la trama, así que si tienen el mas mínimo interés este film, lo mejor sería que dejaran de leer, pero si continúan conmigo bien se pueden terminar ahorrar el precio del boleto del cine.
En un principio la película no da señales de ser más que un filme más en la casi interminable ola de películas sobre posesiones demoniacas y casas embrujadas, pero poco a poco nos va presentando elementos que, si bien no son precisamente únicos, si hacen que la trama se vuelva mucho más interesante. Entre estos elementos se encuentra un misterio que bien podría ser sacada directamente de un foro de teorías de conspiración en internet, una de esas ideas que no deja de ser ridícula pero que al mismo tiempo se plantea con tal cuidado que la hace ver creíble. Este misterio se resuelve prácticamente a la mitad del filme, pero desafortunadamente la película se empeña en seguir dándole vueltas a un misterio que el espectador ya ha resuelto por sí mismo, haciendo que la trama sea totalmente redundante y que parezca un perro persiguiendo inútilmente su propia cola.
Aun con lo repetitivo de la historia, la cinta cuenta con cierto encanto que es difícil de describir. Cierto, utiliza mucho recursos gastados en el género de terror, pero fuera del tan famoso y odiado “jump scare” acompañado de fuertes sonidos, la película logra crear una atmosfera de misterio que, si bien es ligera, es suficientemente interesante como para capturar la atención del espectador. Desafortunadamente todo esto se arroja por la ventana una vez que llegamos al final del tercer acto. Al llegar final de la historia, pareciera que el director y escritor de la película (Kelvin Tong) entrara en un ataque de pánico y arrojará todo cliché existido y por existir, robando todo elemento imaginable de películas como El Exorcista, El Conjuro y una dosis de El Aro, pa´que amarre, convirtiendo el final del filme en un completo desastre que no tiene ni pies ni cabeza.
Imaginen que están escuchando a un pianista en un bar, no es ni de cerca un prodigio musical y de vez en cuanto falla algunas notas, pero  el tipo es un músico medianamente competente de todos modos. Ahora imaginen que se acerca el final de la melodía y repentinamente el pianista olvida completamente las notas de la canción y, en un evidente intento desesperado por seguir tocando, comienza a golpear frenéticamente el teclado tanto con manos como con los pies, además de estar azotando el rostro continuamente en las teclas del piano, convirtiendo lo que hasta el momento era algo decente en un completo e incorregible desastre, asi precisamente se siente esta película. El Exorcismo de Anna Waters cuenta con buenas ideas que se ejecutan terriblemente, lo cual, como dije al principio, termina dándonos una película tristemente mala. Definitivamente no hay razón para ver esto en el cine, pero debido a esas buenas ideas mal ejecutadas yo diría que la vieran cuando salga en Netflix y no haya nada mejor que hace.

El Exorcismo de Anna Waters: 1/5. Mala.
 
 
 
 
 
 
 
Aunque no puedo decir que El Exorcismo de Anna Waters sea la peor película de terror que haya visto en mi vida, si tengo que decir que es la peor película de terror del año.
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

1 COMENTARIOS:

Dragón Azul dijo... 20 de julio de 2016, 9:44

Estuve buscando la película el sábado pasado pero creo que no duró mucho el cartelera. Seguire tú consejo y esperare a que salga en cuevan... que diga netflix

Item Reviewed: Cine Barato: El Exorcismo de Anna Waters 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top