Latest News

31 de octubre de 2010

Trabajar en Halloween. (cuento corto)

La Guardia.

Cuando llegue a trabajar aquí, conocí a un chavo al que le tocaba cubrir las guardias de las noches y del que todo mundo decía que estaba medio loco porque contaba historia de eventos que “supuestamente” ocurrían en la oficina, y digo supuestamente porque sus otros tres compañeros y su coordinador nunca vieron que tales cosas sucedieran.

Al principio lo trataba poco ya que por los horarios no coincidíamos mucho, pero toco cambio cuando le toco hacer las guardias de fin de semana los domingos, el mismo día que a mí. Fue así como comencé a tratarlo y darme cuenta que en realidad no estaba loco, digo tenía un par de ideas disparatadas, pero después de todo, Quién no las ha tenido alguna vez?

Como sea, una tarde mientras aprovechábamos que no había casi información y que ante nosotros había un excelente partido de futbol americano, pues decidimos darnos un respiro y ver el juego. Fue aquella tarde cuando “la rareza” de la que hablaban todos comenzó a salir, él me preguntó sí yo creía en fantasmas, a lo que respondí que no mucho porque nunca se me había aparecido uno.

Ante la respuesta hizo una pequeña mueca y ya no digo más, entonces lo cuestione sobre la razón de su pregunta, al principio me dio evasivas, pero ante mi insistencia termino por decirme su secreto. (y la razón por la que todo mundo creía que estaba loco) Según él en la oficina existía el fantasma de una joven mujer que en ocasiones se le aparecía y platicaba con él.

Al escuchar esto me dieron ganas de reír ante tal historia, pero por respeto me contuve y le pregunte Cómo era ella?, Sí conocía su nombre? o Qué sabia de ella? A lo que abasímente respondió que no conocía su nombre, pero que era una joven muy bella y que aparentemente tenía mucho tiempo en el lugar, por lo que había tenido contacto con muchas personas que habían estado en el edificio.

Mientras hablaba se le podía ver a mi compañero una certidumbre y seguridad sobre lo que decía que incluso por un momento comencé a creer que era verdad, pero eso sólo fue un momento, ya que de tuvimos que cortar la conversación y dejar de ver el partido por una visita sorpresiva que hizo mi jefe a las instalaciones, tan sorpresiva que por poco nos encuentra viendo el partido de futbol.

Tras aquella tarde veía cada vez menos a mi compañero hasta que un día al llegar me entere que el supervisor en jefe lo había corrido porque ya no le aguantaba las historias fantásticas que contaba sobre la joven con la que hablaba en la noche. He de decir que el tiempo paso y tras la salida de aquel “extraño” compañero de trabajo ya no se volvió a escuchar historia alguna de fantasmas.

Un año después y tras una mala jugada laboral fui asignado como coordinador del turno de la noche en la oficina, lo cual hasta cierto punto no era tan malo ya que las guardias nocturnas por lo general son tranquilas, en ocasiones, demasiado tranquilas diría yo. Como sea, tras adaptarme a mi nuevo horario las noches se me hacían largas, por lo que, o me ponía a ver videos, bajar música o chatear un rato en alguna de las salas de chat del internet.

Fue así como una de tantas noches al abrir mi MSM me encontré que un solicitud que me pedía que la agregara a mi lista de amigos, la dirección no la reconocía, por lo que por un momento dude en anexarla, pero al final lo hice. Durante dos noches nadie se conectó bajo esa dirección, pero a la tercera me encontraba terminando de hacer el reporte nocturno cuando de pronto alguien me saludo.

El saludo fue amistoso, como si tuviera mucho tiempo de conocerme, me preguntó cómo estaba y sí estaba muy ocupado, ante lo cual me vi tentado de responderle afirmativamente, pero decidí contestarle el saludo. Le pregunte que si nos conocíamos, a lo que respondió que si nos conocíamos, pero que muy probablemente no me acordara de ella.

El término “Ella” llamó enormemente mi atención, por lo que le pedí unos minutos para terminar el reporte y prestarle toda mi atención a “ella”, y así sucedió, tras un par de minutos mande el informe y le pregunte de Dónde nos conocíamos? A lo que respondió que de la oficina. “De la oficina?” me pregunte, si en la oficina son pocas mujeres y supuestamente le hablaba a todas.

Le pregunte sobre el tiempo que llevábamos de conocernos, a lo que respondió que tenía poco, un par de meses a lo mucho, “un par de meses?” pero sí ese era el tiempo que tenía en el turno nocturno y no había llegado a conocer a ninguna nueva integrante del staff. Entonces le pregunte sí ya nos habíamos visto alguna vez? Y ella respondió que ella respondió que ella a mi sí, pero que creía que yo a ella no.

La conversación comenzó a tomar tintes aun más extraños, tanto así que no vi que el tiempo había corrido demasiado rápido y ya estaba por entrar el siguiente turno, por tal razón me tuve que despedir de ella, no sin antes pedirle su nombre al menos, y ella dijo llamarse Karla. Ese mismo día en la tarde, antes de salir de mi casa decidí hablarla a la chava que se encargaba de los recursos humanos para preguntarle sobre alguna Karla nueva que hubiera entrado a trabajar, pero ella me dijo que nadie nuevo había entrado en casi cuatro meses.

Intrigado espere que aquella noche Karla se pusiera en contacto conmigo en el MSM, y mi espera valió la pena ya que casi a la misma hora que el día anterior ella entro al chat, me saludo y de inmediato le pregunte que sí era una broma, que ya había investigado y que no había ninguna Karla en la oficina. Ella notó mi enojo a través de lo que escribía y respondió que ella nunca dijo que era nueva, que ella había dicho que “tenía” un par de meses que me conocía.

Le pregunte sobre cómo era eso posible? A lo que respondió que por lo general ella siempre tenía contacto con alguien de la oficina en las noches, ya que ella también estaba despierta a esa hora. Molesto le dije que no me gustaban las bromas, y que sí era uno de los otros coordinadores o uno de los chavos de los otros turnos que conocía que se dejaran de bromas.

Ella dijo que no era ningún “amigo” mío, que era una mujer y que de hecho si conocíamos a alguien en común, fue entonces que me dijo el nombre de mi compañero (el que todo mundo creía loco) y me dijo que ella era su novia y que en esos momentos él se encontraba con ella. Al escuchar esto como que el enojo comenzó a desaparecer y comencé a platicar un poco más abierto con ella.

Le pregunte por mi compañero, por cómo se encontraba, cuánto tiempo llevaban juntos y todo eso, a lo que ella me respondió que él se encontraba bien, que era feliz y que tenía casi un año juntos, que en dos semanas cumplirían un año- de nueva cuenta el tiempo se fue volando, por lo que me despedí de ella y le dije que me saludada a aquel viejo compañero, a lo que Karla respondió que le daría mis saludos.

A la noche siguiente me encontraba platicando con el coordinador del turno de la tarde y de pronto me acorde de Karla, y le comente a mi colega, de inmediato se me quedo viendo extraño y de inmediato dijo: “Eso no puede ser, según tengo entendido aquel chico del que hablas murió un par de meses después de que dejo la oficina en un accidente en el metro y que tenía entendido que no tenia novia, de hecho en dos semanas cumpliría su primer aniversario de muerto”.

Aquella noche borre el contacto de Karla, verdad o mentira no quería saberlo y mucho menos volvérmela a encontrar en línea otra vez.

  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

3 COMENTARIOS:

†§ĿψΡКѴΔΨΠξ† dijo... 1 de noviembre de 2010, 0:07

NO MAMES ¿es neta? porque al principio la idea que me paso fue que tu compañero tenia doble personalidad (lo cual también sería bastante bizarro) pero al leer lo último si me saque de onda

Raphed dijo... 2 de noviembre de 2010, 15:19

No lo hubieras borrado. Sirve que te hacias de un buen contacto en el infierno y pase directo.

Hace algun tiempo trabaje en el area de contabilidad de una empresa de seguridad privada. No me tocaba el turno de noche pero seguido me quedaba. Los guardias decian que en la noches se aparecia un charro y gritaba. Una vez chambeando en la noche escuche el grito. ¡Se me erizaron los pelos del susto!

Lestat The Vampire dijo... 3 de noviembre de 2010, 12:59

Estoy seguro que recuerdas el email de "ella", anexalo y si te da miedo podemos pedir ayuda a Cristobal El Brujo, el es bueno en esas cosas, tu diras....

Item Reviewed: Trabajar en Halloween. (cuento corto) 9 out of 10 based on 10 ratings. 9 user reviews.
Scroll to Top